Me cansé de los cables blancos como me cansé de los cables negros

En 1997 tuve mi primer Apple, era un portátil y su nombre todavía no empezaba por i, sino que era un número de cuatro dígitos; aquel portátil lo había heredado mi madre de mi tío, y yo de mi madre, tenía pantalla monocroma, era de buena calidad  y cuando te equivocabas hacía el cuack de un pato; en resumen un buen ordenador.

Nada más acabar la carrera me compré el pimer iMac, el cabezón verde no traía disquetera, era, y es porque todavía lo conservo, de buena calidad, y costaba un mundo encontrarle periféricos puesto que sólo llevaba USB, y en aquel entonces el USB era una rareza de Apple.

En 2002 me compre el que, hasta el momento, es el mejor ordenador que ha pasado por mis manos, un PowerPC 733 quicksilver, una maravilla que llevaba dos ventiladores de avión, y me convertí en el evangelizador de Apple para España, no sólo por el ordenador si no también porque fue un momento de crecimiento de las comunidades de usuarios de Mac, con dos vertientes, los foros, como el de Macworld, del cual yo era un habitual, y servía para responder dudas y aprender cosas nuevas; y también los desarrolladores de software libre, salieron para Mac muchos de los programas que ya había para Linux.

Luego llegó el iPod nano, y el MacBook, y con este último la decepción; Apple cambió a procesadores Intel, subió el rendimiento y bajó la calidad, pero no sólo bajó en el procesador, si no que empeoraron en otros muchos componentes. No obstante, aunque yo ya estaba desencantado con Apple me compré un iPod shuffle, con el que estoy contento. Ahora acaba de salir el nuevo shuffle y descubro horrorizado que trae un chip de control en los auriculares, una cosa que, además no figura entre las características del equipo; en fin, que hoy he mirado los cables blancos que llevo en mi mochila y me he entristecido.

Una respuesta a “Me cansé de los cables blancos como me cansé de los cables negros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *