Elogio al DualShock

DualShock es el mando de control analógico de Playstation

Confieso que llevo unos días viendo qué mandos de videojuegos hay, yo soy de la generación del Joystick, los videojuegos que me gustaban se jugaban con Joystick.

Ahora tengo hijos y quiero que aprendan a jugar a videojuegos, aunque tengan un maestro tan torpe como yo para iniciarse en el mundo del videojuego. Dicen que beber un vaso de vino tinto es bueno, pero nadie duda que beberse una botella es malo; y creo que sucede lo mismo con los videojuegos.

Los videojuegos son una industria tan competitiva y jugosa hoy como la del automóvil, una industria madura. Una videoconsola es más potente que un ordenador, y un ordenador orientado a videojuegos cuesta el triple que uno normal.

Ahora se juega mucho más que en los tiempos del joystick, más gente, más horas y videojuegos mucho más exigentes que los arcade que yo conocía. Me ha sorprendido lo que me he he encontrado en cuanto a mandos de videojuegos, hay muchísimos periféricos como volantes, teclados, y hasta instrumentos musicales, pero sin embargo hay unanimidad en los mandos para jugar. Sea con consola o con el ordenador, todos los mandos copian el diseño del DualShock de las PlayStation de Sony.

Los videojuegos son más exigentes con ergonomía y precisión que conducir un coche, o manejar una grúa. Quizás veamos pronto a un mando que salió del mundo del ocio y se planta en otro distinto. Es un producto tan testado y optimizado que se ha convertido en estándar para videojuegos. Quizás pueda haber un hueco para el DualShock en el inminente coche eléctrico.

Entrada dedicada a los chicos de Wipley.

Negociación cooperativa para tiempos de redes

Retomo este tema de la negociación porque creo que esta técnica decanta el resultado de las interacciones que tenemos. Me explico, estar predispuestos a colaborar o a competir con el que nos viene de frente supone, independientemente del resultado de la negociación; que se genere buen o mal ambiente.

Es lógico pensar que si a escala micro se producen fricciones, a escala macro se perderá eficiencia. Del mismo modo que si a escala micro se colabora se creará una macroestructura robusta.

Si la inteligencia se mueve desde abajo hacia arriba, sí no hay un único líder que todos sigamos. Entonces resulta que el poder está en las pequeñas cosas, en las conversaciones. No todas las conversaciones tienen el grado de negociación, pero sí muchas de ellas. Y si afrontamos las negociaciones en términos de yo gano, tu pierdes, es probable que empecemos ganando y también que acabemos perdiendo.

Los vínculos profesionales se diluyen con los personales,

las redes hacen que cada día haya más interacciones,

los ordenadores registran y archivan las conversaciones.

No seas tonto, no quedes mal porque os volveréis a encontrar.

Es curioso que en la época de la globalización, en la que parece que todo se podía diluir como sucede en las grandes ciudades, en las que podríamos pasear con los calzoncillos puestos en la cabeza sin que al día siguiente nadie lo recordara. Es curioso que en esta época se hable de Identidad digital como algo fundamental para nosotros. Pero es lógico porque, por un lado el volumen de información ha crecido mucho, pero por otro lado la capacidad para almacenar y procesar dicha información ha crecido mucho más; y es que la caché de Google es inexcrutable.

Sistemas Emergentes X: Transparencia

Wikileaks ha abierto un frasco de esencias que llevaba mucho tiempo ahí, pero que  o nadie había reparado en él, o bien nadie había conseguido abrirlo.

El caso es que el Gobierno Norteamericano ha intentado cerrarlo por la fuerza, y no solo no lo ha conseguido, sino que está a punto de romperlo y esparcer su aroma indeleble por el mundo.

Contra Wikileaks transparencia. Obviamente la transparencia nunca puede ser absoluta pues acabaría en exibicionismo y demencia.

La transparencia supone un contra-ataque, si quieres verlo así, contra el Cambio que vivimos, se trata de luchar contra el cambio con sus propias armas. Es la mejor solución.

La transparencia nos hace ser conscientes de nuestros secretos, y nuestros secretos son debilidades que debemos proteger con sumo cariño.

Para ser transparente hay que saber dónde, cómo y cuándo contar las cosas, hay que entender las redes sociales, sean las tradicionales o de nuevo cuño. Podemos publicar oficialmente, personalmente, contarlas de forma críptica en 140 caracteres o filtrarlas y que sea otro quien las cuente. Si delegamos mediante filtraciones debemos tener en cuenta la capacidad de resonancia y las ganas de cascar que tiene nuestro interlocutor.

Si el Gobierno Norteamericano hubiera sido un poquito transparente con el asunto Wikileaks nos hubiera dado la opción de tomarnos con humor las informaciones que de allí salían. El problema es que han adolecido de humildad para admitir que un líder político es también una persona, y como tal hace cosas poco éticas e incluso se equivoca.

Creo que habrá muchos más Wikileaks que este, porque en cualquier empresa siempre hay gente cabreada, gente dispuesta a contar las cosas con el único objetivo de vengarse del que le ha cabreado. Una web distribuída, un P2P con dirección en Internet (por ejemplo Bittorrent) no se puede tumbar así como así porque cuando cortas uno te crecen diez. Es una guerra de guerrillas y ya sabemos lo que le pasó en Vietnam a un ejército poderoso que luchaba contra guerrillas.

Los sistemas emergentes vienen con la transparencia de serie porque hay muchas interacciones, y para interactuar mucho hay que cruzarse con los demás muchas más veces, y para cruzarse muchas veces con los demás tenemos/tienen que estar bien visibles.

Sistemas Emergentes IX: Honradez

Vienen tiempos difíciles para las personas con doble vida porque ahora se ve todo. Ser coherente es hoy mucho más difícil que hace solo unos pocos años porque hoy vivimos de cara a la galería, no actuamos sino que vivimos hacia los demás, es lifestreaming.

Kant no salió de su pueblo y fue muy coherente, nosotros tenemos cien veces más interacciones con los demás que Kant, de manera que tenemos cien veces más posibilidades de resultar incoherentes, y además que la incoherencia quede documentada.

Como es tan difícil ser coherente debemos al menos ser honestos; de la transparencia hablaré en el próximo y último capítulo de esta serie. Si eres honesto y humilde para reconocer tus errores no tendrás problemas para adaptarte al cambio; si no lo eres finge sin engañar.

Vivimos en un cambio visible a todos, la gente está desorientada pero tolera el fallo, entre otras cosas porque sino nos suicidaríamos todos. Somos hoy receptivos ante las novedades, estamos dispuestos a probarlas y a aceptar que no funcionan bien todavía. Estamos en una época de betas, de versiones lanzamiento.

Lo que no consentimos es la mentira, y la mentira es cada día más fácil de descubrir porque todo se sabe. Un mentiroso es un apestado hoy y no lo era hace bien poco. Somos mucho más tolerantes a ideas distintas de las nuestras. Un mundo global con muchas interacciones hace que viajemos mucho, que nos mezclemos y sorprendamos con los demás, pero sobre todo que aprendamos a entendernos unos a otros. Como decía Pío Baroja, el nacionalismo se cura viajando.

Un sistema emergente no lleva bien la mentira porque tiene capacidad para amplificarla y, si es amplificada conduce a un error colectivo. Del mismo modo que la mentira puede subir hacia arriba, una vez descubierta, puede volver hacia abajo porque en la Era del lifestreaming todo queda documentado, se depuran responsabilidades y aparecen los apestados.

Sistemas Emergentes VIII: Decisiones

Si la inteligencia hace que las cosas se mantengan o se muevan y es por tanto el motor de los cambios. Si esa inteligencia va desde abajo hacia arriba, entonces el protagonista de los cambios es el pequeño.

Si tomas decisiones en un sistema emergente debes tener en cuenta lo pequeño. No puedes modelizar a cada individuo y meter el sistema idealizado en un ordenador porque te llevaría años tomar una decisión. Tampoco puedes intentar sumar mentalmente las interacciones.

Lo que sí puedes hacer es pintar a brocha gorda el sistema, y dejarle unas aceras anchas, como decía Jane Jacobs. Incluso anti-planificar, es decir, permitir que el sistema se vaya auto-organizando. Volvemos a lo de las pocas y sencillas reglas de juego y un entorno amable que marcaban los sistemas emergentes.

No hagas lo que están haciendo nuestros gobiernos con Wikileaks, no cortes aceras porque lanzarás un mensaje de pánico a las personas; personas que dejarán de creer en la seguridad que ofrece ese sistema. Personas que se desorientarán y generarán conflictos. Personas para las que Julian Assange será un mártir de la Lucha por la Libertad, personas que tumbarán la página web del banco suizo que recogía donativos para Wikileaks por ejemplo.

Sistemas Emergentes VII: Jerarquías

Los hipervínculos socavan las jerarquías

Séptima conclusión del Manifiesto Cluetrain

Esta es una nueva regla del juego. Da igual que seas Coca Cola o Gaseosas La Pitusa, tu puedes enlazar a quien sea (con permiso de la SGAE) y quien quiera te puede enlazar a tí, y eso socava las jerarquías.

En la Era de la Comunicación de Masas que estamos abandonando podías contar lo más interesante del mundo, que como lo hicieras en la radio de tu pueblo se iban a enterar tu madre y sus amigas. Ahora no. Volvamos a Wikileaks, ¿qué es wikileaks.org para que todo el mundo hable de ella? ¿Una página creada en 2007? ¿Quiénes son esos para pasar por encima de reputados periódicos? Muy fácil, es una web que mucha gente ha considerado interesante y que, por tanto, la han enlazado desde sus respectivas páginas. Wikileaks es, en definitiva una emboscada a la prensa tradicional. No en vano Julian Assange, quien ha ocupado la cabeza de Wikileaks hasta hoy, es un periodista.

Ahora viene lo peliagudo, hay muchas personas muy poderosas asentadas cómodamente en la cumbre de estructuras, a las que no les apetece nada que se debiliten las jerarquías. El problema es que no se han dado cuenta que su mundo ya no existe y están empezando a forzar la máquina para que nada cambie, pero el Cambio ya está hecho aunque no quieran saberlo.

Un hiperenlace va de un sitio web a otro independientemente de su ubicación física o del tamaño de la web; es un vaso comunicante, es un puente para los contenidos.

Cuando navegamos Internet somos arañas que vamos lanzando hiperenlaces de un sitio a otro, de esa manera creamos una red con muchas dimensiones.

Sistemas Emergentes VI: Conversaciones

Los mercados son conversaciones

Primera conclusión del Manifiesto Cluetrain

Este manifiesto ya es de 1999 y con todo lo que ha cambiado la película, Cluetrain parece que no pasa de moda, e incluso parece que ahora se entiende mejor. La Teoría de Jane Jacobs que hablaba de ciudades con aceras anchas en las que la gente paseara cómodamente y pudiera saludarse se publicó en 1961 – The Death and Life of Great American Cities.

Si los mercados son conversaciones quiere decir que no son monólogos como hasta ahora. Las marcas tienen que escuchar y Twitter es un buen sitio para escuchar, se ha demostrado con el boicot de los controladores estos días. El hotel donde se reunían, la asociación que los convocaba y la aerolinea más afectaba estaban escuchando y respondiendo en Twitter. Esto no solucionó el problema, pero tal vez sí evitó males mayores.

Pequeñas conversaciones pueden tener efectos demoledores por la capacidad que ofrece Internet para amplificar y distribuir señales. Cuanto más cerca de nuestro centro de gravedad se produzca el impacto más posibilidades tiene de ser amplificado. Me explico: las cosas de la cabeza se propagan mal, las del corazón mejor, y cuando realmente vuelan los mensajes es cuando salen de las tripas. Lo visceral se amplifica con suma facilidad.

Los mercados ya eran conversaciones en su origen, créeme, se de lo que hablo, despachar verduras en un mercado semanal de pueblo es más parecido a conversar que a hacer un trabajo físico. Pero la era de las grandes empresas y del Mass Media nos privó de la posibilidad de conversar con nuestro cliente o con nuestro proveedor. En pro de una mayor industrialización de los procesos estos se masificaron, y ahora resulta que al Hombre del Siglo XIX sólo se le convence de uno en uno. Todo apunta a que la marca que no converse educadamente se va a quedar fuera de juego.

Sistemas Emergentes V: Facebook

Ojo con Facebook que va camino de convertirse en el próximo malo de la película.

La posición dominante que tiene en el mercado del tráfico de Internet en general y de las redes sociales en particular, sumada a la testosterona de un mozo de 26 años han llevado a Facebook en una posición agresiva. Sus políticas hacen que Facebook sí se puede meter en otras webs pero no al revés. Os pongo un ejemplo, con tu Facebook puedes acceder a tu Gmail pero con tu Gmail no puedes ir a tu cuenta de Facebook.

Como siempre son las personas quienes están detrás de todo esto. Facebook la hicieron un grupo de estudiantes para salir de copas. Google la hicieron dos aficionados a los Lego y obsesos de los ordenadores que, en cuanto empezaron a levantar inversión contrataron a un todo terreno que había pasado por Sun, Novel o Apple para que gestionara la empresa.

El caso es que hay asimetría entre los hormigueros de Google y de Facebook, digamos que hay un Gore-tex en medio, una membrana que deja pasar bien en un sentido pero no en el otro. Como es natural y al igual que Google, Facebook tiene obsesión por guardar la información, de manera que fija y publica cosas que tú quizás no quieras que se fijen y publiquen.

Eso sí, para usar Facebook no tienes que convencer a nadie; te das de alta, le dejas tragar tu lista de contactos de tu correo electrónico – que es una red social más -, por ejemplo que los trague de tu Gmail – que Google si le deja – y te encuentras a uno que jugaba a rugby contigo a los quince años y hasta a las amigas de tu madre.

Por lo que dicen Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook está clavado en su película: La red social.

Nota: yo uso Facebook aunque la que más me gusta es Twitter.

Sistemas Emergentes IV: Colaboración

El hombre es un animal gregario, está documentado desde la Prehistoria. El desplazamiento desde lo rural hacia lo urbano nos ha hecho más gregarios y las redes sociales de Internet aún más. Digan lo que digan, usar redes sociales no te ancla a la pantalla del ordenador, no tiene nada que ver con los paradigmas programador o videojugador clásicos, y tampoco estos dos últimos son ya solitarios empedernidos. Al revés, ni en una boda – evento social por antonomasia – se ve a tanta gente charlando como en Evento Blog España. El ordenador ha dejado ya de ser personal para convertirse en social y es hoy una ventana al Mundo, como la tele, la calle o las aberturas de nuestra casa.

Colaborar es hoy necesario, no porque sea bonito sino porque es rentable. No eres productivo si no compites y no compites si no colaboras. El problema es que ni nuestros prejuicios ni nuestras leyes están preparadas todavía para la era de la colaboración; pero nos viene dada así que no nos quedará otro remedio que adaptar cabezas y legisladores a esta nueva situación.

Como dice mi tío Eulogio, a Internet no le gusta lo grande, sólo son grandes las herramientas como Google y se llaman estándares. A Internet le gusta lo pequeño. Y los Sistemas Emergentes modelizan el cambio entre muchos pequeños y uno grande; y nos vienen a decir que lo que se genera es grande y de naturaleza distinta a lo pequeño.

Nota: Posibilidad de startup low cost. Podría estar bien una red de búsqueda de socios para proyectos frikis; es algo que muchas veces se echa en falta fuera de los Iniciador, EBE,… Si a alguien le apetece, el dominio jerolo.com está libre – jerolo es una forma coloquial de decir cabeza.

Sistemas Emergentes III: Wikileaks FAQ

1. Ratón que te pilla el gato, ratón que te va a pillar. ¿Qué está pasando?

Que un grupo de personas crearon una web para airear documentos confidenciales, han cabreado a varios gobiernos y estos están haciendo una guerra sucia.

2. ¿Guerra sucia?

Sí, los gobiernos en cuestión se están saltando a la torera la legislación porque no encuentran la vía de parar esto: acusación de violación, ataques a la web del tipo DDoS, quitar el dominio de Internet, quitarle el alojamiento web, y más recientemente quitarle la cuenta para recibir donativos vía web. Pero lo más grave son las voces que piden la eliminación del que se ha puesto como cabecilla de Wikileaks.

3. Pero eso es una dictadura.

En terminología actual, un regimen totalitario que surge por actuaciones totalitarias y coordinadas de varios países. Como dijo el Gran Freire Con lo sucedido hoy con #wikileaks ya todos somos vivimos en China. Ahora solo falta que facebook absorba al resto de internet

4. Ya pero a mí no me gustaría que publicaran mis e-mails

Ni a mí tampoco, claro. Pero esta es la escenificación de una lucha entre mundos, uno descendente en el que el poder se concentra en unos pocos y otro emergente en el que cualquiera puede tomar el poder.

5. ¿Y quién es el bueno?

Ni idea. Sólo te digo que el emergente es más nuevo. No porque no haya habido sistemas emergentes antes, que ha habido y muchos, sino porque nunca habían sido tan rápidos como los que se apoyan sobre Internet.

6. ¿Y quién va a ganar?

Si rompemos la neutralidad de Internet (más aún), las comunicaciones se podrían teledirigir, cortar, evitar, ralentizar, discriminar,… Si eso pasa las telecos nos estarán quitando algo que nos gusta, la capacidad de llegar rápido y barato a lugares distantes. Del mismo modo que sucedió cuando nos enseñaron el formato mp3 de música y luego nos lo quitaron, mucha gente se echó al monte; al igual que pasó poco después con el formato mpeg de video. En resumen que cogeremos lo que nos han quitado.