Análisis del Dropad, tableta android de 140€

Llevo quince días con el Dropad, una tableta parecida a la Samsung Galaxy tab de 7′ aunque mas limitada que ésta.
La compré para ser usada por niños pequeños, pues pagar los 500€ de rigor me parecía un despilfarro, sobre todo cuando te arriesgas a que el niño la rompa el segundo día de uso.
Empezaré por la prueba que han hecho mis hijos con ella. El éxito es incontestable, tiene todo lo que necesita: wifi, cámara – pobre pero cámara – y una buena pantalla. La pantalla de 7 pulgadas responde perfectamente a la pulsación y su resolución es decente. Creo, además que 7 pulgadas es un tamaño óptimo para niños si bien, para adultos me temo que el estándar acabará siendo de 9 ó 10 pulgadas, aunque no creo que sustituyan a los portátiles.

Los niños de hoy se relacionan con las pantallas táctiles con sorprendente naturalidad, de hecho llama la atención lo fácil que lo hacen todo. La cantidad de aplicaciones educativas que hay en la Android store la hacen recomendable para niños, y cada día más. Ten en cuenta, que al contrario de lo que sucede en la Apple store, para Android la mayor parte de las aplicaciones son gratuitas, y los niños piden nuevas aplicaciones todos los días; un alivio para el bolsillo.

Está bien preparada para hacer videoconferencia, con su cámara frontal, un buen micrófono y un potente altavoz colocado en la parte trasera; la situación del altavoz hace que baje mucho el volumen cuando la tienes apoyada sobre una superficie plana; ahora bien, tiene una calidad de sonido más que aceptable. Ahora solo falta que salga Skype con video para Android.

Es más pesada que la Samsung Galaxy tab, tiene un procesador similar, más puertos, y la misma capacidad de expansión con tarjetas de memoria. Si bien la resolución de la pantalla no es tan buena como las de la Samsung, pero resulta más que suficiente para leer bien y ver vídeos o fotos.

Una vez superada con notas la prueba de los niños pasó su padre a probarla también.
El veredicto no la matrícula de honor del sector infantil, pero es bueno. No dispone de conexión 3G, lo cual es otro alivio para el bolsillo pues te evitas un gasto fijo más, pero limita la conectividad. A diferencia de las tabletas caras esta sí acepta un pincho USB 3G para conectarse a redes móviles, pero yo todavía no he sido capaz de hacerlo funcionar.

Pese a que todavía faltan muchos programas por adaptar para las tabletas en la tienda de Android, y me faltan algunas de las que tengo en mi Samsung Galaxy S, como Evernote; no creo que tarden mucho en adaptarlos.

Entiendo que no es justo comparar una tableta de 140€ – ha subido 10€ en los últimos días – con otras tabletas que cuestan 500€, pero vamos hacerlo . La construcción de la tableta es excelente: dura y robusta, bastante mejor que las caras que vienen en plástico, el Dropad es todo aluminio; aunque penalice en peso creo que merece la pena. En cuanto a conectividad está muy bien, la batería se queda corta, como en todas, pero además que se descarga en poco tiempo si se deja en stand-by con una wifi cerca.
Es una galaxy tab de 7 pulgadas que quiere parecerse al ipad pero tiene rasgos distintivos chinos, a saber tiene un interruptor adicional de apagado, las tres teclas: intro, menú y apagado no están bien colocadas en un lateral y algunos materiales parecen sobredimensionados.

Aunque no lo creas, si buscas en Dealextreme, las hay más baratas incluso en 10′, yo elegí esta por tener pantalla capacitiva, es decir, con mucha mejor respuesta táctil, y te recomiendo que hagas lo propio. Además, había leído de la buena calidad de construcción del Dropad, algo que corroboro, el diseño también debe ser tenido en cuenta pues, a pesar del exceso de peso es atractivo.

Me parece una compra exelente por la calidad de materiales, porque cuesta menos de una tercera parte que las otras, porque todas las tabletas estarán obsoletas en un año y porque ésta lleva android 2.2 – Froyo – al igual que las de 500 euros. Ahora que tampoco podemos decir que sea lo mismo que la Samsung Galay Tab.

Post data. Si la vas a comprar te aviso que trae enchufe de patillas – al menos la mía – y que deberás ponerle un adaptador o comprar este en dealextreme. De la garantía casi que nos olvidamos.


Mi lectura de #spanishrevolution

http://yfrog.com/z/gzr0ulbj

Te equivocas si buscas líderes detrás de lo que ha ocurrido tras las concentraciones del pasado 15 de mayo. Olvida las teorias conspirativas, esto ha nacido de abajo hacia arriba, es un fenómeno emergente y obedece a leyes distintas.
Me explico, hace ya medio año se debatió en el Parlamento la llamada Ley Sinde que permitía y permite cerrar páginas web sin autorización judicial. Áquel debate enfadó a mucha gente. Como se que estás esperando que ponga nombres a esto te diré que, algunas de las personas que más se significaron en aquel momento fueron: David BravoEduardo Arcos, Enrique DansJavier de la Cueva, Julio AlonsoRicardo Galli entre otros. Estas personas han seguido apoyando la protesta pero desde distintas ópticas, y desde luego no son quienes decidieron concentrarse el 15 de mayo ni mucho menos acampar después en la Puerta del Sol de Madrid.

El caso es que la Ley Sinde se rechazó en primera instancia, para ser aprobada dos meses después. Fue la crónica de una muerte anunciada, en la que PSOE, PP y CIU votaron a favor. Recuerda que hoy estos tres partidos están en el disparador de todas las protestas. De ahí se pasó a la frustración, al ver que, independientemente de lo que pensara la ciudadanía, se iba a hacer lo que a los partidos mayoritarios les diera la gana. Cabe señalar que los que vivimos en Internet damos por hecho que Internet es el mundo y, además, un servidor piensa que por el ego muere el bloguero.

La frustración y una serie de debates públicos vía Twitter convirtieron #leysinde en #nolesvotes, una iniciativa que comenzó publicando mapas colaborativos de la corrupción española y acabó proponiendo una concentración para el 15 de mayo en varias ciudades españolas.

Conviene por tanto tener claro que esto lleva meses, por no decir años gestándose, y que ha estallado ahora simplemente porque ha conseguido tener la masa crítica de gente alineada.

Tampoco es lógico hacer analogías con las revoluciones de los últimos meses en Oriente Medio por varias razones: ellos tienen hambre y nosotros no; ellos emitían una señal débil que se amplificaba desde fuera, mientras que aquí la señal no ha necesitado amplificación. Y sobre todo porque allí murió gente, es decir, la noticia era la muerte de gente mientras que aquí lo que es noticia es la cantidad de personas que se han alineado; con un objetivo difuso que se puede traducir en romper el bi-partidismo, pero con un enemigo claro, una clase política por la cual no se sienten representados.

Estas concentraciones han surgido en plana campaña electoral no porque haya intereses electoralistas detrás sino, a mi entender, porque mientras un grupo de personas publicaba un bochornoso mapa de corrupción en los mítines se prometía el oro y el moro. Porque mientras unos recopilaban vergüenzas políticas en una wiki, a otros se les llenaba la boca diciendo lo buenos que eran ellos, y lo malos que eran los otros, ésos otros con los que, recordemos, habían votado la Ley Sinde en contra de la opinión de las personas más activas de Internet.

Y sucedió lo que tenía que suceder, que la gente indignada con esto, y con que a su madre le bajen la pensión el mismo día que se inyecta dinero público en bancos privados, salió a la calle a protestar. Con el tiempo sabremos si esto es un cisne negro pero yo hoy apuesto a que sí.

Claro que buscan cambiar el rumbo de las elecciones, pues en lo que sí están de acuerdo es que el sistema representativo español no les representa. Pero las réplicas que empieza a tener la #spanishrevolution en una decena de países, como Italia, Alemania o Bégica demuestran que esto no es culpa de las elecciones municipales y autonómicas españolas; amén que avale la posibilidad de tratarse un cisne negro: algo que nadie esperaba pero que, una vez ha sucedido, a todos nos parece lógico que sucediera.

Lo que va a pasar ahora es impredecible precisamente porque son millones de personas distintas que tienen cada día decenas de millones de conversaciones. Lo seguro es que se puede trazar y si se traza se entienden mejor los siguientes pasos.

#manifiestonube 9 Los racks no decoran, no empoderan, no divierten a nadie

Hay un subgrupo dentro de los informáticos denominado los cacharreros; se conocen así porque a esta especie le gusta cacharrear, pero también tirar de destornillador, grimpar cables y abrir cajas de servidores. Reconozco que, sin ser informático, a mí también me gusta cacharrear.

Pero conviene reprimir sus apetencias cacharreriles porque son un vicio caro. Si quieren cacharrear es mejor que lo hagan con dispositivos más pequeños y baratos. Trastos como móviles, tabletas o portátiles son productivos para la empresa si se implantan bien y tienen la disponibilidad de datos que la nube ofrece.

Un flamante servidor de Internet se convierte con el tiempo en un trasto feo y ruidoso, en un cacharro que vienen a visitar regularmente y que solo da malas noticias, pues si funciona es lo normal y si falla es un desastre.

#manifiestonube 8 Tu casa no es tan segura como Fort Knox

Hay cierta analogía entre la forma de guardar el dinero y la forma de guardar los datos.

Cada vez es más importante disponer de nuestros datos en cualquier lugar, de hecho, cuando saltas a la nube ya no hay vuelta atrás; por ejemplo, nadie que haya usado Gmail para trabajar quiere volver al POP3 corporativo, y tampoco conozco a nadie que haya empezado a usar Dropbox y lo abandonara después.

Los datos son tan importantes como el dinero en la sociedad de la información en la que vivimos. Antaño se guardaba el dinero en un calcetín bajo el colchón pero ni era seguro ni tampoco garantizaba la disponibilidad, como nos sucede hoy con las tarjetas de crédito. Con la nube sucede algo parecido, la ventaja de la disponibilidad e independencia del dispositivo es demasiado grande como para pasarla por alto, y creo que a estas alturas la seguridad debería verse como otra ventaja más de la nube.

Para las empresas del Cloud la seguridad es el corazón de su negocio, ahí no pueden  permitirse concesiones, porque un fallo mandaría todo al garete y, como comenté en la anterior entrada ellos tienen mucha más experiencia que tú en repeler intentos de robo de datos. Igual que hoy vemos nuestro dinero más seguro en el banco que bajo el colchón, pronto veremos nuestra información más segura en un gran centro de datos que en nuestro ordenador, y no digamos nada del dichoso pendrive.

#manifiestonube 7. Ellos tienen experiencia en ataques de hackers, tú no

Originalmente: Un hacker se cuelga muchas más medallas si revienta el Amazon web services que si entra en tu servidor de la oficina.
Entrar en un servidor ajeno es, por definiciòn posible siempre que la máquina en cuestión esté conectada a Internet. Eso sí, hay sistemas difíciles de asaltar y sistemas fáciles de asaltar.
Piensa quien puede estar interesado en acceder al servidor de tu empresa. y probablemente te estés equivocando. Romper las barreras de seguridad de un sistema exige más tiempo que conocimientos en el común de los casos. ¿Y quién tiene tiempo?
Por otro lado, piensa que cada vez que un hacker sale en la tele, poco tiempo después es contratado por una gran empresa y pagado con un gran sueldo. Los mejores directores de seguridad informática suelen tener un lado
hacker.
Romper la seguridad del servidor que tienes en la oficina es mucho más fácil que hacer lo propio con Google o Amazon, Arsys o Acens, pero con ello el hacker nunca saldrá en la tele, de modo que las grandes del hosting saben repeler los ataques más sofisticados porque los sufren a diario.
La carrera entre departamentos de seguridad y hackers es idéntica a la de policias y ladrones o la de antidopping y dopping en el deporte.
 

#manifiestonube 6 Ellos ya han solucionado ése problema antes

Cuando hablamos de una aplicación web que está activa constantemente, que funcione es lo normal, sin embagro, que falle es un grave error del encargado de Sistemas. Cuando pensamos en lanzar cosas nuevas constantemente, que falle es lo normal pero siempre será mejor tener a tu lado a alguien que ya haya visto ya fallos de todos los colores.

Siguiendo con el tema de la economía de escala del hosting, el optimizar el rendimiento de los servidores tiene una serie de etapas: primero se te quedan cortos y pones más cacharros a servir, luego distribuyes el trabajo entre los servidores que tienes (balanceo de carga). Cuando hablamos de muchas máquinas distintas conectadas, es más difícil que suenen como una orquesta, vamos que se repartan bien el trabajo; ahí se habla de computación grid – una fórmula que consigue aprovechar mejor los recursos, y se va a extender rápidamente en los próximos años. El límite de la descentralización es el P2P, el punto a punto en que que los ordenadores se conectan unos a otros por igual, y ya no hay servidores fijos. Es límite por el uso que se le da para conectar máquinas menores que las que habitualmente se usan en Grid.

Parece evidente que en Internet todo lo que sea colaborar suele mejorar la eficiencia de los procesos, no en vano es una red. Imagina que la información es una pelota que viene hacia ti y la golpeas con una pesada pala de madera; requiere fuerza para sostener y estabilizar la pala, y sometes a pala y pelota a estrés muy localizado. Cambia ahora la pala por una raqueta más ligera y con una red de cuerda, devuelves la pelota con menor esfuerzo y repartes el trauma del golpe entre todo el cordaje de la raqueta y en una zona más amplia de la pelota.

Colaborar es pasar de una pala de madera a una raqueta bien encordada, y para poder colaborar se necesitan dos cosas: un tamaño suficiente y unas normas de colaboración. Ambas cosas están lejos de lo que podría ser el servidor de una pequeña empresa, de manera que las empresas de hosting siempre serán más eficientes que tú porque pueden colaborar en Grid o similares, y porque tienen experiencia y gente dedicada a solucionar problemas.

#manifiestonube 5 Si innovas ya vas a tener bastantes problemas

IMG_20160323_215757
Crear aplicaciones web es complicado. Es casi seguro que alguien ya haya hecho una como la tuya antes y es seguro que alguien estará haciendo algo parecido ahora. El tiempo es la clave, hay que llegar antes a mercado, aunque sea con una versión de prueba, con una beta.

En investigación no hay medalla de plata, sólo hay oro, sólo un ganador que se lleva todo sin dejar premio de consolación para los demás.
Con el mercado sucede algo parecido, llegar el primero no garantiza el éxito pero sí te pone en la pomada de donde saldrán luego los ganadores. Ganar en mercado es cada día más efímero, exige lanzar muchos productos nuevos e innovar en modelo de negocio y estructura.
Lo más recomendable es focalizarse allí donde más valor aportes, minimizar costes de estructura y probar cada nuevo producto rápidamente en el mercado.
Si el hosting ajeno fuera más caro que el propio cabría la disculpa del coste, pero no es así sino al revés.
Para focalizarte, reducir estructura y ensayar productos lo mejor es externalizar el servidor.

#manifiestonube 4 El hosting es economía de escala

¿Sabes que se habla de granjas de servidores?

¿Puedes imaginar grandes naves industriales llenas de servidores web?

¿Sabes que Google tiene más de un millón de servidores web?

¿Y aún así te quieres poner a competir con ellos?
Los servidores se colocan en unos armarios (racks), y estos armarios en centros de datos. Los centros de datos necesitan conexiones especiales a Internet, cuando tú eliges una Adsl miras la velocidad de bajada, mientras que para ellos es más importante la de subida. Los servidores necesitan electricidad, conexión, temperatura y hunedad constantes. Además de mantenimiento constante como ya indiqué en la entrada anterior.
Los centros de datos consumen mucha energía tanto para procesar información como para disipar el calor que generan.
En el alojamiento web hay economía de escala por la amortización del hardware y edificios, como por los costes de conexión, mantenimiento y energía.

#manifiestonube 3 Si otro da 365 x 24 que sea él quien lo pague

Evita pisar más charcos de los estrictamente necesarios. A las empresas de hosting no les queda más remedio que tener mantenimiento permanente; y eso les cuesta dinero. Es mejor que sea sólo uno quien pague el plus de nocturnidad.

Si desarrollas nuevas aplicaciones necesitas concentrarte en ello. Externalizar el mantenimiento suele ser una buena opción porque no es el foco de tu negocio, porque tu hora es más cara que la suya y porque no estás bien organizado para ello.

Las empresas que tienen turnos de noche saben que el absentismo laboral es mayor en las horas sin luz, que hay más bajas, más depresiones, que la gente rinde menos y tiende a abandonar la empresa; por eso es mejor utilizar la economía de escala que permite Internet, aquello de por mí y por todos mis compañeros.