La iniciativa no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

La iniciativa es la clave para ser competitivos en el siglo XXI porque ya no vale con cumplir en el trabajo sino que hay que comprometerse, porque ya no vale con hacer bien las cosas sino que hay que ir un paso mas allá que los demás, porque ya no vale con saber hacer algo sino que hay que aprender constantemente, porque ya no vale con trabajar sino que hay que disfrutar con lo que se hace.

En este turbulento siglo un pais vale lo que vale la iniciativa de sus ciudadanos y eso lo han tenido claro los norteamericanos que van a dar visados a los emprendedores que quieran ir allí. Emprender no quiere decir que vayas a tener éxito, la mayor parte de las nuevas empresas acaban fracasando, pero sí quiere decir que tienes iniciativa, solo aquel que tiene iniciativa emprende, de modo que traer a emprendedores a tu país sí implica traer a personas con iniciativa, que son las condenadas a gobernar este siglo.

Por otro lado hoy cuesta más reparar nuestras empresas que crearlas de cero; se que es duro leer esto, es mejor destruir y crear que tratar de reformar las estructuras productivas del siglo XX.

yo hago nuevas todas las cosas (Ap 21, 5)

Pretotype it, Alberto Savoia

El manifiesto del pretotipado

Asegúrate de estar construyendo la cosa correcta antes de construirla correctamente

los innovadores ganan a las ideas
los pretotipos ganan a los productipos
los datos ganan a las opiniones
el ahora gana al después
el hacer gana al hablar
lo simple gana a lo complejo
el compromiso gana a los comités

El 90% de las aplicaciones móviles no generan ningún ingreso, cuatro de cada cinco startups hace perder dinero a los inversores y un 80% de los nuevos restaurantes cierran antes de cumplir un año. Los nuevos productos que se lanzan al mercado fracasan, pero no fracasan por estar diseñados, construidos o lanzados de forma errónea, sino porque la gente no los desea tener.
«La vida es demasiado corta para construir algo que nadie desea»
Ash Maurya – Autor de Running lean
Cuando quieres saber si algo va a funcionar o no, construyes un prototipo. Un prototipo sirve para responder muchas preguntas, a saber: ¿podemos construirlo?, ¿funcionará?, ¿qué tamaño tendrá?, ¿cuánto costará producirlo?, ¿cuanto durará y cada cuanto tiempo habrá que mantenerlo? y ¿cómo lo usará la gente?.
Alberto Savoia plantea el pretotipado como una técnica mucho más rápida y barata que trata sólo de responder una pregunta: ¿estamos construyendo la cosa correcta? Un pretotipo nos saca del mundo especulativo en el cual nos acabamos creyendo nuestras propias hipótesis, nos deja ver si lo que vamos a crear es algo que la gente desea o no, y lo hace de una forma más rápida y barata el prototipo.
En general me ha gustado el libro, y eso que Alberto Savoia nos deja claro que es un libro corto para probar si la gente desea «tener el de verdad», Pretotype it es en definitiva, un pretotipo.
Este pequeño ensayo tiene una aportación esencial para la cultura lean startup como son método que el autor propone para pretotipar, que a continuación enumero:
– El otomano mecánico, consistente en reemplazar ordenadores caros y complicados o máquinas por personas.
– El Pinocho, consistente en construir una versión del producto sin más funcionalidad que su aspecto
– El producto mínimo viable, consistente en crear una versión con mínima funcionalidad del producto
– El provincial, consistente en hacer una prueba a nivel local antes de hacer un lanzamiento del producto
– La puerta falsa, consistente en publicitar un producto que realmente no tienes
– El pretendido, consistente en alquilar algo antes de lanzarse a invertir dinero en ello
– El re-etiquetado, consistente en poner una etiqueta diferente en un producto que se parezca al que realmente quieres crear

Me recomendó este libro Thibaut Deleval en un comentario a una entrada anterior y ahora os lo recomiendo yo, y aprovecho para darle las gracias a Thibaut.

Liberada mi plantilla de canvas para generar modelos de negocio

Llevo trabajando y modificando esta plantilla desde hace mas de un año. He hecho unos cuarente modelos de negocio distintos sobre ella en un año, lo cual me ha enseñado muchísimo; y aspiro a seguir aprendiendo de ti, por lo que te pido a cambio tus comentarios al respecto.

Esta plantilla que puedes copiar y modificar en Google Docs está pensada para creación de startups, no para crecimiento o consolidación. Mi única recomendación es que empieces por el cliente, asignes un color de post-it a cada tipo de clientes y luego lo propagues por las otras ocho cajas.

Como decía en una entrada anterior, Business model generation sí es un libro obligado para emprender, y entiendo emprender en un sentido muy amplio.

Hacer un canvas cuando tengas una idea te hará ver en conjunto el negocio que estás pensando. Yo utilizo sesiones de 45 minutos para hacer un canvas; la repaso en otros 15 minutos mas yendo color a color y empezando siempre por el cliente. Luego lo dejo reposar una semana y suelo volver a iterar.

Generar contenidos es como varear un olivo. El negocio está en la red que pones debajo para coger las aceitunas.
Si es Google quien pone esa red, tu te quedarás con la migajas; pero si eres tú quien pone la red ganarás dinero, aunque pocas personas sepan dónde está realmente tu negocio.

Nespresso, o de cómo multiplicar por seis el precio del café

Si hace unos días critiqué The lean startup, y hoy El jueves me quitaba de la boca lo que pienso de la moda del gintonic de 15€, tan solo me quedaba hablar de como inflar el precio del café cuando te estás quedando sin márgenes.

Vamos a tirar por lo bajo. Cada cápsula de Nespresso tiene 5gr de café y sirve para hacer una taza de café; cada cápsula cuesta unos 35c€.

 

Si 0,005kg     cuesta     0,35€

1kg                 costaría     70€

Bonka es una marca de café que pertenece a Nestle al igual que Nespresso, pues bien, su café más caro, el Colombia puro cuesta 12€/kg por los 70€/kg de las cápsulas.

Objeciones al sentido común:

1. Ya, pero hay una tecnología detrás, el café que hacen es distinto

En WikipediaAunque las máquinas están disponibles en tiendas y son fabricadas por diferentes compañías, las cápsulas de Nespresso se encuentran bajo un sistema de patente cerrado, por lo que solo pueden ser fabricadas por Nestlé.

2. También en las cápsulas hay tecnología

Son de aluminio como las latas de refresco o las fiambreras de los restaurantes; no suponen un salto en el diseño y tampoco se envasan en una atmósfera especial.

3. Hombre sí, pero reconoce al menos que la idea es buena.

Y del año 1970 también

Eso sí, el lanzamiento del producto lo han hecho por todo lo alto y han mostrado el gran músculo financiero de Nestle al aguantarlo en el tiempo durante años y años perdiendo dinero. Han llegado a convencernos de que las cápsulas son baratas si las comparamos con tomarnos un café en un bar, pero ni las cápsulas, ni las cafeteras italianas tampoco limpian la taza y la cuchara y mucho menos salen con un sobre de azúcar ni nos permiten ir al baño cuando estamos en la calle.

Lo que sí tenía Nestle era un problema en 1997 cuando la superproducción de café hundió los precios, le recortó los márgenes y abrió las puertas a competidores bien por precio bien por solidaridad. Para qué se iban a inventar nada si podían sacarlo del armario, su negocio no eran las máquinas sino el café por lo que crearon un estándar abierto, hasta ahí perfecto. Otra cosa es que pasar el café de 12 a 70€/kg no sea una tomadura de pelo George Clooney mediante.

Escribí esta entrada hace algo más de dos años aquí

Para mí, la política no es más que la constante búsqueda del poder por parte de un determinado grupo de individuos interesados visiblemente en un poder que, a la larga, no es de propiedad pública. Pueden disfrazarlo con cualquier ideología, ponerlo en los términos de las estupidices románticas o filosóficas que quieran; pero, en esencia, es una búsqueda privada del poder.

Jim Morrison