Un año viviendo BrainSINS

Hoy hace un año que me volqué en BrainSINS. Llevaba tres años vinculado en mayor o menor medida pero hace justo un año me uní a fondo.
Ha sido un año maravilloso en lo laboral, he vivido en una montaña rusa donde una semana éramos una mierda y a la siguiente dioses.
Creo que en este año le hemos dado la vuelta apostando por marcas de bandera, por proyectos difíciles y por centrarnos en el cliente. He de decir que estamos por encima de las expectativas pero eso sólo nos lleva a que los vaivenes de la montaña rusa son aún más violentos que antes pues la gente espera mucho de nosotros.
He podido trabajar con un equipo absolutamente brillante, les debo mucho a Noelia, a Andrés, a Josué, a Borja, a Estela, a David o a Miguel Ángel; mi especial gratitud a los talentosos: Álex, Lu y también a Corti. Pero especialmente quiero dedicar esta entrada a Frankie, a quien conozco hace cinco años pero no deja de sorprenderme; es un Superman de las startups, el compañero de viaje con el que todo emprendedor sueña trabajar.
Sólo me queda decir que este año será más y será mejor. A por él.

75 años después el mundo dio la vuelta

Hoy hace 75 años de la Guerra de los mundos de Wells. Una persona que naciera ese día probablemente hoy tiene buen aspecto aún. El mundo de Wells es hoy imposible.
Nadie saldría hoy a la calle sin corroborar lo que dice la radio en su timeline de Twitter o de Facebook.
Hoy la radio sólo tendría unas pocas décimas de porcentaje del mercado con lo que poca gente se habría enterado.
Hoy La guerra de los mundos sería una coña desapercibida como intento de viral.
75 años después el mundo dio la vuelta