Navegar sin anuncios y sin que nos conozcan las máquinas

La web uno era aquella del 98 en la que sólo leíamos,
en la web dos de 2003 ya empezamos además a escribir,
la tres es de 2009 y nos la llevamos al bolsillo. Fueron los teléfonos conectados a internet.
Ahora estamos en la cuatro, la web inteligente que aprende y nos persigue.
Para esta web los bloqueadores de anuncios como Privacy Badger o los navegadores sin anuncios, como Brave pueden ser un torpedo en la línea de flotación.
¿O acabarán las grandes de internet con ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *