Twitter hackeado. Moraleja: no tengas éxito

Se está imponiendo en la carrera por ganar en Internet una guerra sucia, que en su momento ya afectó a Menéame, una de las mejores webs españolas, que tuvo que sufrir ataques DDoS, e incluso les llegaron a pedir dinero para dejarles en paz. Un DDos se basa en infectar a ordenadores que se dedican a pedir una página de forma coordinada, de modo que llegan a colapsar al servidor en cuestión.

Ahora le ha tocado a Twitter, que estaba siendo la empresa más exitosa de Internet en los últimos meses, su simplicidad (microblogging) y su buen funcionamiento estaban causando furor, además Google trata tan bién los mensajes escritos en Twitter que se se había convertído en una fantástica herramienta de marketing; en fin que todo les iba muy bien, incluso, hace unos días se publicó que ya disponía de una forma de generar ingresos, con lo que se cerraba un círculo virtuoso: buena reputación, modelo de ingresos y aumento imparable de usuarios. Y claro a alguien eso no le venía bien y comenzaron los ataques, y poco después se empieza a hablar de fallos de seguridad; quizás sea sólo una casualidad el interés de Facebook en comprar Twitter, o que diversos analistas hablaban de su gran potencial de generar ingresos. En resumen, que un hacker que se dedica a evaluar la vulnerabilidad de una página puede ser muy bueno, pero alguien que actua a modo de matón mafioso no nos beneficia en absoluto.

Los hipervínculos socavan las jerarquías

Los hipervínculos socavan las jerarquías

Séptima tesis del Manifiesto Cluetrain

Llevo más de un mes dando vueltas a esta frase, y estoy totalmente de acuerdo, de hecho es algo que se ha demostrado con los nacimientos de proyectos de Internet (y no-Internet), sólo hay que ver cómo se crearon Google o Facebook, ambos desde lo pequeño, sin medios, sin apoyos, y algo así sólo es posible en la era de la Web, y es factible gracias a los hipervínculos que permiten enlazar de la misma manera a la web de Coca-cola que a la de Javier Cuervo. Esta es una de las razones por las que el Siglo XXI me parece que tiene buena pinta, pero hace que un medio tan potente escape al control de los poderosos, y no se si lo van a permitir.

¿Se están hundiendo las redes sociales?

Technology review, la revista del MIT publica un artículo en el cual se habla de burbuja 2.0, de deficientes planes de explotación a corto plazo y de algunas redes sociales como HI5 que se están cayendo, mientras las grandes: Facebook, Myspace y Linkedin parecen mejor preparadas para aguantar el temporal.

En esta coyuntura a mí se me ha ocurrido crear fixier.com una red social para gente que monta en bici de piñón fijo, sólo que la ha he dejado sin posibilidad de generar ingresos desde el principio, no va a tener publicidad ni tampoco ningún servicio por el que se cobre, así que no tendré problemas con la coyuntura económica; además tengo en mente que el 50% de fixier pertenezca a los usuarios de la misma.

Web 2.0 y rock´n roll

Las redes sociales me recuerdan mucho al rock´n roll, las hace gente que sabe más bien poco de informática y sin embargo algunas tienen un gran éxito; la diferencia es que en 2008 los músicos utilizan medios similares a los de 1968, mientras que los medios que usan hoy los informáticos no se parecen en nada a los que tenían en 1998.

Son consecuencias de la globalización y de la sociedad de la información: Rodolfo Chikilicuatre representa a España en Eurovisión y un par de frikis hacen una página para subir vídeos a Internet, se la venden a Google y se forran, además los aspirantes a frikis forrados se permiten el lujo de criticar a la gente que trabaja en Google, pero hombre, si son los que van a hacer que os forréis, y además en Google no buscan precisamente a zoquetes que incorporar a su empresa.

En el caso del rock´n roll, si echamos la vista atrás, veremos que la mayoría de los grupos de éxito apenas han estudiado solfeo,  y además se vanaglorian de ello, y dices ¿Cómo mi vecino que es profesor de piano y canto, ensaya (a mi pesar) 10 horar diarias y es muy listo, a duras penas consigue sobrevivir con la música?, podríamos comparar a Iván Raña (triatleta) con Ronaldo y el resultado sería similar.

En la web 2.0 ocurre algo similar, pero ojo, los productos de Internet son perecederos, deben conservarse bien y consumirse rápidamente, no son como las latas de mejillones que podrían representar al rock´n roll, cabe recordar que hoy se siguen vendiendo discos de los Rolling Stones, las redes sociales son como los yogures, sólo duran un mes, y además se pasan de moda: hace dos año fue el turno del yogurt griego, el año pasado los de trozos de frutas y ahora le toca a la mouse,… creo que para el año próximo vendrán los supervitaminados y supermineralizados, luego los ecológicos, y vuelta a empezar. Lo que me sorprende del mundillo de las redes sociales es que los expertos, los gurús, saben muy poco de Internet, otra cosa será si hablamos de levantar inversiones, me explico, les sacas en público el tema de la web semántica, y te dicen que es algo muy técnico, entonces de algoritmos de inteligencia artificial mejor no hablamos.

Una de las cosas que la semántica hace en Internet es generar automátiamente páginas con vínculos a otras páginas, y eso le chifla a los buscadores como Google, hoy por hoy hay muy pocos motores de semántica, por lo que me imagino que Google los filtrará a mano, pero en el momento que un zoquete informático como yo pueda utilizar un programa de este tipo con la misma facilidad que uso ahora mismo WordPress, otro gallo cantará. Alguna vez he dudado sobre si la web 2.0 podía considerarse de base tecnológica, hoy creo que en 2002 sin duda que sí, pero en 2008 sin duda es que no.

Campeones del Mundo

En las redes sociales verticales sólo ha de quedar uno,

a todos nos gusta estar con el mejor.

(Me temo que en las horizontales no quedará ninguno)

Añadido el 9 de mayo de 2008

El asesino de redes sociales generalistas ya está aquí, y se llama Data Availability, una iniciativa para que las redes sociales compartan los datos de sus usuarios, entonces ¿Cómo se va a valorar económicamente una de estas redes?, hasta ahora se hacía en base al número de usuarios, pero si se comparten los datos,… en fin, que la pirámide de naipes de la financiación de Facebook, sólo por poner un ejemplo, empieza a desmoronarse, vamos que no se va a salvar ni una de las redes horizontales.

Swotti: por fin salimos de las redes sociales

Hacía tiempo que no salía algo realmente nuevo en Internet, llevábamos más de un año con redes sociales que rizaban el rizo, redes sociales hasta en la sopa, y parece que la gente ya se estaba cansando de generar contenidos para que otro los monetizara.

Por fin ha salido una página que te devuelve más de lo que le das, desde el primer momento, vamos un retoño de Google, se llama Swotti y es un buscador de opiniones sobre productos, Swotti me recuerda a Lycos, porque su logo es un sabueso, curiosamente, Terra es un cliente de Buzztrend, que así se llama la empresa de Swotti. Ahora sólo falta que Terra vuelva a poner 1Bpts (6.000M€) encima de la mesa para comprar Swotti, al igual que hizo con Lycos,… va a ser que no.

El caso es que el perrillo se toma un tiempo para buscar opiniones sacadas de foros y blogs sobre un producto y consigue etiquetarlas y sumarlas utilizando web semántica (3.0), casi ná, aunque tiene bastantes cosas que mejorar.

Google: el Rey ha muerto, viva el Rey

Los ciclos de vida de las tecnologías de la información y la comunicación son cada vez más cortos y violentos, quizás se debe a que no son realmente ciclos de vida porque tampoco hay detrás una nueva tecnología. La globalización ha convertido en gigantescas a empresas como Microsoft, Yahoo o Google, más recientemente. Estas empresas han triunfado explotando pequeñas ventajas tecnológicas basadas en Desarrollo e innovación, y se ha dejado de lado la Investigación por lo que no se ha podido llegar a una nueva tecnología, a una ruptura con lo anterior. Quizás ese sea el problema de la I+D+i norteamericana de los últimos 20 años… que se ha olvidado de la I; esto lleva a liderazgos muy efímeros, aunque consigue crear empresas enormes, dado que poseen un mercado enorme que comerse.

La decadencia de Microsoft se veía venir hace 5 años con la avalancha de demandas por vulnerar la competencia, el movimiento de código abierto, y, en definitiva el asco que empezaban a dar las ventanitas a una gran parte de sus usuarios; eso sí, sacar Windows Vista fue definitivo, si bien Microsoft ha penetrado hasta el subconsciente del consumidor y mucha gente piensa que no hay vida más allá del Windows, pero será cuestión de tiempo el que vayan probando Linux o Mac.

Ahora resulta que el modelo Google de ingresos basado en pinchazos empieza a languidecer, Google tiene a su favor que ha conseguido atar a los usuarios con su Gmail, Google Video, Calendar, iGoogle,… Pero todo se acaba, ¿quién será el nuevo rey? ¿habrá por fin una tecnología disruptiva o seguiremos mareando la perdiz?

Internet es una chufla III

Como no podía ser de otra manera se ha abierto la guerra por los datos, dado que es el principal capital de las redes sociales, más que principal, es su único valor, a saber, Facebook y Plaxo han entrado en guerra por la importación de datos de una plataforma a la otra, lo cual me resulta muy divertido.

¿Lo lógico no sería que la propiedad de los datos fuera del usuario y no de la plataforma? A ver si se va a derrumbar todo el castillo de naipes, recordemos que hoy Facebook vale 15.000M$, es decir, lo mismo que Terra pagó por Lycos, curiosa coincidencia ¿verdad?

Internet es una chufla II

Un dato demoledor sobre la burbuja internet a la que estamos asistiendo, cada usuario de Facebook “vale” 238€, sacado del blog de Eneko Knörr, que ha publicado unos datos tan sencillos como los siguientes:

-Ingresos 2007: 150 millones. Valoración: cien veces los ingresos.

-Ingresos estimados 2008: 300 millones. Valoración: 50 veces los ingresos.

Ebitda estimado 2008: 50 millones. El ratio Precio/Ebitda asciende a 300 veces.

-Los últimos datos hablan de unos 63 millones de usuarios: 238 euros por usuario (!!!!!)

¿Ha vuelto la burbuja de Internet, en que se valoraba el número de usuarios en lugar de los beneficios?

Ya lo he comentado aquí, los usuarios de Internet no son fieles, no se puede extrapolar un modelo de ingresos de un sector como el eléctrico a Internet, durante los últimos 50 años y seguramente, durante los próximos 50 años viviremos atados a un cable eléctrico, pero no vamos a estar el próximo medio siglo entrando diariamente en Facebook. Después de Internet 2.0 llegará el 2.5, es decir sitios que incluyan aplicaciones de inteligencia artificial como puede ser la figura del recomendador, y luego… luego Internet acabará por pasarse de moda como ocurre con todo.

Internet es una chufla

Tuve conexión a internet en casa en 1994, cuando descargar páginas a 1kb/s era la pera limonera, en los últimos años se ha acrecentado mi pasión por este medio de comunicación, pero empiezo a creer que se está acabando la innovación en este área y que se inflan las cifras hasta el ridículo. Veo falta de coherencia en los datos y sobre todo veo datos con tres o cuatro ceros más de los que yo mismo puedo elaborar, empiezo a no creerme los números de entradas, páginas vistas y usuarios, y lo peor vuelvo a ver inversiones locas como en 2001.

En 2001 yo sacaba por las tardes hispanidad.com, éramos dos en una habitación de 6 metros cuadrados y me reía cuando mi tío me decía que, según mercado, Hispanidad podía valorarse en 4.000Mpts, vamos, 24M€. Salgo del Iniciador de hoy y vuelvo a pensar que aquí no hay apenas barreras de entrada y que el liderazgo es efímero. Microsoft ganó en la web 1.0, y Google ganó en la 2.0, quien gane en la 3.0 el tiempo lo dirá, pero empeñarse, como hacían los asistentes, en rascar de la 2.0 mientras se miraban al ombligo, es utilizar una lupa en lugar de un telescopio para buscar el futuro.

Qué pena no haber visto este artículo antes
Facebook se está convirtiendo en el “google” de las redes sociales, la red que todo el mundo va a utilizar, y en la que todo el mundo está. Con estas estratosféricas valoraciones, no se está pensando en Ebitda, ni siquiera en usuarios, sino que quien paga tanto por Facebook tiene claro que está apostando por el ganador, el número uno, el que tendrá a todos los usuarios dentro. La rentabilidad llegará más tarde… o eso piensan sus inversores.