in actualidad

Más riesgo y menos subvención

Sólo podemos competir con Conocimiento. Es evidente que en precio ya no competimos, además España está bien colocada para competir en Conocimiento. Pero, no siguiendo el modelo tecnológico de transferencia de tecnología hacia la gran empresa, típico del norte de Europa; tampoco siguiendo el modelo de Investigación vanguardista norteamericano (DARPA), ni siquiera con el modelo asiático de clusters. Nosotros somos un país de industriales, de PyMEs industriales, y hay un buen futuro ahí.

Las subvenciones responden a economías de escala, me explico, a la Administración le cuesta parecido trabajo evaluar una subvención de 100.000€ que una de 1.000.000€; por lo que favorecen a la gran empresa, y nosotros no somos un país de grandes empresas.

La PyME es donde se Desarrolla, especialmente la PyME industrial. La Investigación se hace en centros públicos y la innovación en la gran empresa, que es la que dispone de una red comercial capaz de hacer paquetes del Desarrollo hecho en la PyME y llevarlo al Mercado.

Esa PyME que desarolla, la que puede cambiar nuestro modelo económico, no busca subvenciones. Hay PyMEs desarrolladoras que nacen para buscar subvenciones, pero normalmente acaban por alejarse del Mercado, e incluso llegan a convertirse en gestoras de subvenciones para terceros.

La PyME que desarrolla y vive en la Economía real necesita dos cosas de la Administración, la primera es que sea su primer cliente, su adoptante temprano, que arriesgue. Pero el que maneja fondos públicos evita ese tipo de riesgos, intenta no acabar en la cárcel, porque, como sucede con los árbitros de fútbol, acertar no se valora, pero equivocarse no se consiente. La segunda cosa que necesita, es que le ayude para recibir inversión para crecer, para desarrollar nuevos productos. Pero volvemos a la economía de escala, cuesta más o menos lo mismo evaluar una inversión de 100 que una de 1.000, y los inversores de gama baja han colgado el cartel de vuelva usted en 2011.

Deja un comentario

  1. A las PYMES les pueden venir bien muchas cosas, aunque que la administración sea su pimer cliente y que les ayuden a conseguir inversión lo veo complicado. Algunas cosas más básicas pero que ayudarían a la creación de PYMEs son la supresión de pagos de impuestos y cuotas de autónomos hasta conseguir una facturación mínima, una menor sobre-protección de los empleados (lo cual hace casi imposible el despedir en tiempos de crisis y rehacerse), o incluso el permitir declararse en bancarota como en USA (al menos en casos donde no existe una clara mala-gestión).

  2. Efectivamente, Javier.
    Se da la paradoja de empresas que han recibido subvenciones para desarrollar un producto. Y que se presentan a un concurso público y no les aceptan o no compran a pesar de que el producto es bueno y se adapta a las condiciones.
    En España (y otros paises europeos) falta todavía un componente fundamental en la cadena que describes: que la gran empresa compre o invierta en la pyme como forma de acceder a esa innovación.