Conforme las redes sociales van creciendo, cada vez se cita menos el origen del contenido que se publica.
No es un gesto elegante, pero era lógico pensar que iba a ser así. En una pecera más llena es más difícil saber qué pez se ha llevado la comida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.