No todo es algoritmo en SEO: las penalizaciones manuales en Google

En la filtración del algoritmo de Google de mayo de 2024, se ha confirmado que Google utiliza penalizaciones manuales que son impuestas por revisores humanos cuando un sitio web viola las directrices de calidad de Google. Hemos tenido que esperar un cuarto de siglo, para que se confirme lo que ya sabíamos, pero vemos penalizaciones pueden afectar tanto a sitios completos como a secciones específicas dentro de un sitio, y son distintas de las penalizaciones algorítmicas automáticas.


En el mundo del SEO, la narrativa predominante es que los algoritmos de Google son la única fuerza que moldea nuestro destino en los resultados de búsqueda. Se nos vende que todo lo que sucede en estas macro herramientas es puramente objetivo y mecánico, pero la verdad, recientemente expuesta en la filtración del algoritmo de Google, es mucho más compleja y humana. Google no solo se basa en algoritmos fríos y calculados; también emplea revisores humanos que pueden imponer penalizaciones manuales, y aquí es donde las cosas se ponen interesantes.

El censor

Imagina que tu sitio web está optimizado según las mejores prácticas de SEO. Has invertido tiempo y recursos en crear contenido relevante, construir enlaces de calidad y asegurar una experiencia de usuario impecable. Sin embargo, de repente, tu tráfico cae en picado. ¿Qué ha pasado? No todo se reduce a una actualización algorítmica. Podrías haber sido víctima de una penalización manual, impuesta por un revisor humano que, por cualquier motivo, consideró que tu sitio violaba las directrices de Google.

Las penalizaciones manuales no son aplicadas al azar. Son el resultado de una evaluación humana en la que los revisores de Google deciden si tu contenido es engañoso, si falta transparencia, o si estás utilizando técnicas de spam. Este componente humano introduce una capa de subjetividad en el proceso. ¿Qué pasa si al revisor no le gusta tu estilo o la manera en que presentas tu contenido? ¿Y si un competidor reporta tu sitio y el revisor decide penalizarte? En Proportione, siempre hemos defendido que la tecnología debe ser justa y transparente, pero la realidad es que las decisiones humanas pueden ser sesgadas y tener consecuencias devastadoras para los negocios.

Consecuencias para los negocios

Una penalización manual puede significar la diferencia entre el éxito y el fracaso para un negocio online. La pérdida de visibilidad en Google puede reducir drásticamente el tráfico, afectando las ventas y la reputación de la marca. Y lo más preocupante es que revertir una penalización manual no es sencillo. Requiere una revisión exhaustiva de tu sitio, la corrección de cualquier violación percibida y la presentación de una solicitud de reconsideración a Google. Este proceso puede llevar semanas o incluso meses, durante los cuales tu negocio sigue sufriendo.

Recientes ejemplos han mostrado cómo Google ha aplicado penalizaciones manuales a sitios que, a ojos de los revisores, difunden contenido engañoso o carecen de transparencia en su presentación. Sitios web que prometen información que no está reflejada en su contenido, o que no proporcionan detalles claros sobre autores y fechas de publicación, han sido duramente castigados. Estos casos subrayan la importancia de ser transparente y auténtico en todo lo que publicas.

  1. Penalización por contenido engañoso: El sitio «filmifeed.com» fue penalizado manualmente por Google debido a contenido que se consideró engañoso, afectando severamente su visibilidad en los resultados de búsqueda.
  2. Penalización por spam puro: Google impuso una penalización manual al sitio «tvguide.com» por utilizar técnicas de spam agresivas, lo que resultó en su eliminación de los resultados de búsqueda.

Necesitamos una estrategia de tecnología que integre lo mejor de ambos mundos: la eficiencia de los algoritmos y la imparcialidad de las revisiones humanas. Sin embargo, la realidad es que las penalizaciones manuales pueden ser influenciadas por la percepción subjetiva de los revisores. Esto destaca la necesidad de que Google sea más transparente sobre cómo se aplican estas sanciones y qué criterios específicos se utilizan.

Son las personas, idiota, son las personas

La filtración del algoritmo de Google ha revelado una verdad que muchos sospechábamos: en el mundo del SEO, no todo es automático. Las penalizaciones manuales son una herramienta que Google utiliza para mantener la calidad de los resultados de búsqueda, pero también introducen un elemento humano que puede ser impredecible y, a veces, injusto. Para las empresas, esto significa que deben estar preparadas para navegar no solo las complejidades de los algoritmos, sino también las subjetividades de las revisiones humanas.

Es esencial que las empresas adopten una estrategia de SEO integral que no solo optimice para algoritmos, sino que también cumpla con las directrices de calidad de Google y mantenga altos estándares de transparencia y autenticidad. Solo así podrán minimizar el riesgo de penalizaciones manuales y mantener su presencia en los resultados de búsqueda. La clave está en entender que, detrás de la tecnología avanzada de Google, siempre habrá un componente humano que puede influir en el destino de tu sitio web.

Español