Mi primer viaje en moto

Mi primer viaje en moto fue un Madrid – Riaza (Segovia).
Una víspera de festivo tras salir de trabajar. Acabé más tarde de la cuenta, sobre las ocho. Aquellos días había hecho un frío anormal para ser los primeros de primavera, pero el tiempo iba a mejorar mucho y se ve que me pilló la mejora.
Tuve viento, lluvia, mucho más viento, obras y nieve en el puerto de Somosierra. Empecé la subida con tensión en la espalda, acabé la subida con miedo, después de me empezaron a dormir los dedos y llegué a destino tiritando de frío.
Tenía yo la Kawasaki ER 5 de 500cc desde hacia algo más de un mes, iba al trabajo, unos 30km con bastante miedo aún.
Supongo que es algo más de inconsciente que debía haberse dado la vuelta en lugar de ponerse a merced de las rachas de viento sin tener experiencia. Lo que también es cierto es que a todos nos gusta correr aventuras siempre que acaben bien como es este caso.

Nueva Zelanda reisiste las presiones y mantiene a mega.nz.com

Me gusta Nueva Zelanda, juego a rugby y me enamora el estilo de juego neocelandés: noble, directo y generoso. Nueva Zelanda es un país muy nuevo con tan solo cuatro millones de personas y una naturaleza envidiable. Para los aficionados al rugby, Nueva Zelanda sí estaba en el mapa, para el resto del mundo, no.

Nueva Zelanda hizo una apuesta muy fuerte cuando convirtió a su cine en una cuestión de estado con El señor de los anillos.
Vivimos en un mundo de marcas, por supuesto de marcas-país, y Nueva Zelanda no quería seguir estando fuera del mundo de las marcas-país. Ojo, España ya hizo lo propio en los ochenta con el flamenco y demás.
Kim Dotcom celebraba un año desde su detención presentando el nuevo Megaupload mega.co.nz desde Auckland y con un dominio neocelandés. Confieso que no probé Megaupload, pero en esta ocasión me pudo la curiosidad y me di de alta en los primeros minutos, en los que 100.000 personas nos registramos.
tweet 1Nueva Zelanda lo había vuelto a hacer. Al igual que con la trilogía de El señor de los anillos y EL hobbit, Nueva Zelanda ha amparado una iniciativa más grande que el propio país a efectos de marca. Saben a lo que juegan, y juegan duro.

tweet 2

Hoy el mundo está marcado por tres modelos, el asiático centrado en el hardware, el europeo gobernado por las telecos y el norteamenricano donde priman los contenidos. Estados Unidos ya había cerrado Megaupload en Hong Kong y lo abortó antes de nacer en Gabón (salía con el dominio me.ga). Nueva Zelanda ha jugado muy fuerte soportando las presiones del lobby norteamericano de los contenidos, aunque hoy nadie hable de ello.

Mega representa un Internet distribuido. Decir Internet distribuido es una redundancia, puesto que la Red es, por definición distribuida, aunque aquellos que se empeñan en romper su neutralidad busquen centralizarla. Internet nació así, cuando su padre, Sir Tim Berners Lee se negó a patentar la World Wide Web mientras trabajaba en el Cern de Suiza.

Mega es además cifrada. Ojo aquí, porque poco van a poder hacer los gobiernos pues no solo no saben donde están físicamente las cosas (distribuida) sino que tampoco saben que contenido está circulando (cifrado).

Mega es, en cualquier caso una oposición al viejo modelo de venta de contenidos. Hoy los contenidos son gratis en un 99% el 1% restante se reserva a superproducciones del cine como El señor de los anillos, de libros como Harry Potter o de videojuegos como Uncharted.

Para mí, la política no es más que la constante búsqueda del poder por parte de un determinado grupo de individuos interesados visiblemente en un poder que, a la larga, no es de propiedad pública. Pueden disfrazarlo con cualquier ideología, ponerlo en los términos de las estupidices románticas o filosóficas que quieran; pero, en esencia, es una búsqueda privada del poder.

Jim Morrison

The lean startup. Un libro que no hay que tener

No puedo ocultar mi decepción tras leer The Lean Startup de Eric Ries. Le tenía muchas ganas pero en mi opinión es un libro que no se merece el título que tiene.

Hace tiempo que no escribía un post sabiendo que voy a levantar ampollas y quienes me conocéis sabéis que no polemizo por polemizar, o al menos no lo dejo por escrito.

Me encanta el concepto ligero, me encantan las empresas rápidas y ligeras; he leído, e incluso he escrito sobre este tema, también he elaborado un decálogo al respecto pues la ligereza es para mí la clave para sobrevivir a este convulso siglo XXI.

Con un título como The lean startup cabía esperar que este fuera un libro de referencia como sucede con Business model generation, un libro que dificilmente te leerás del tirón pero al que vuelves cada cierto tiempo para consultar cosas, un libro preciso en las definiciones y con casos sólidos que todos conocemos y podemos entender y extrapolar, y no, The lean startup es una recopilación poco ordenada y demasiado larga de artículos de otros, eso sí, con un título magnífico. Business model generation ha sido mal traducido al español, entre otras cosas porque es muy certero con el lenguaje, cada definición ha sido debatida y consensuada, The lean startup por el contrario, carece de ese consenso y por tanto de esa precisión.

Este libro no se debió escribir en solitario, debió haberse elaborado entre muchas personas que probablemente tengan tanto o más que decir que el propio Eric Ries sobre las empresas rápidas y ligeras. En su lugar, esas personas han sido citadas amablemente en el apéndice de The lean startup, que es lo mas interesante que me he encontrado en el libro.

Hay muchos ángulos para definir el método lean startup, uno de los que usa el propio autor es asimilarlo al método científico, pero este libro no obedece a dicho método pues extrae conclusiones generales de un caso único de startup – IMVU normalmente -, de modo que no es reproducible por carecer de un tamaño de muestra significativo; y la reproducibilidad del experimento es el primer pilar del método científico.

Sí que recopila unas cuantas ideas interesantes desde el lean manufacturing de Toyota hasta el The innovator’s dilemma, pero no va mucho más allá pues no sistematiza el conocimiento. De las pocas cosas nuevas realmente que me he encontrado en el libro de Ries me quedo con el concepto de aprendizaje validado como fin último de los experimentos, pues me parece clave para medir el avance de una nueva empresa y puede ayudar a mantener la motivación del equipo emprendedor; otra cosa es que este aprendizaje validado pueda ser asimilable a un valor bursátil tal y como propugna el autor.

En resumen, es un libro que apunta a convertirse en referencia pero necesita ser trabajado a fondo y hoy por hoy está mal acabado. Me quedo con ganas de una reedición cuando haya sido corregido, ordenado y sistematizado.

Este fin de semana actúo en el Internet meeting point de Oviedo. Me hace especial ilusión por tres razones: en primer lugar por compartir mesa con ponentes de primer nivel, en segundo lugar porque va a ser mi primera presentación en público como director de desarrollo de negocio en BrainSINS; y en tercer lugar porque desde el año noventa y ocho en que acabé químicas en Oviedo no había hecho nada en mi querida Asturias, y era de las pocas regiones en las que me quedaba trabajar, de modo que rompemos el nadie es profeta en su tierra.

Como migrar cuatro mil fotos desde Flickr a Google plus

Google plus es mucho mejor que Flickr por varias razones, en primer lugar porque las fotos se ven mejor, también porque su aplicación móvil es mucho mejor, por su comunidad que crece sin parar, porque su diseño es infinitamente mejor, porque es gratis (yo llevo seis años siendo usuario de pago de Flickr), porque controla bien la privacidad y a la vez tiene un montón de características sociales de las que Flickr adolece. Y, por qué no decirlo, creo que a Flickr le va a pasar lo mismo que a delicious, que sus usuarios se van a acabar quedando tirados.

Pues bien, yo te ofrezco un tutorial para que migres desde Flickr a Google plus y no pierdas ninguna información de tus fotos, incluídos los metadatos.

La imagen de la izquierda es una captura de pantalla de la información de una foto que subí a Google plus con este proceso y luego volví a bajar; como puedes ver, no se pierden datos.

Te lo voy a detallar bastante pero necesitarás un nivel intermedio de frikismo, dos o tres horas libres, Firefox, una buena conexión,…

Obviamente, el primer paso es descargar todas tus fotos de Flickr, que en mi caso eran 4.000; la opción de FlickandShare a mi no me ha funcionó, hay otra opción de pago bajo Adobe air – Bulkr – pero no estoy dispuesto a dejarme 30$ en un impuesto revolucionario, así que encontré un par de extensiones de Firefox que sí permiten hacer la descarga de tus fotos, algo que debería dejarte hacer el propio Flickr, y mas cuando les pagas religiosamente todos los años.

El backup de Flickr se hace en tres pasos: primero se crea un set en el que metes todas tus fotos y le llamas «Migradas a Googleplus», después descubrimos vínculos de as fotos originales de flickr, y por último descargar los archivos de esos vínculos

  1. Ir a Flickr meter todas las imágenes en un nuevo set
  2. Abres Firefox y le pones las dos extensiones siguientes
  3. Extensión de DownThemAll!
  4. Extensión Greasemonkey
  5. En Greasemmonkey tienes que ejecutar el script Flickr Link Original Images AllMod, este es el paso mas complicado de todo el proceso
  6. Al script le dices que trabaje sobre la url de tu set de Flickr Manage user script
  7. Cargas tu set estando logueado en flickr y que se vean las fotos como Thumbnails para que quepan más en la página, verás como tabaja el script y aparecen etiquetitas de ORIG encima de las foticos. Y tarda un rato en cargar la página completa porque genera vínculos a todos los originales de las fotos(esto lleva unos cinco minutos tras cargar las imágenes en mi caso). Después de cargar espérate un ratico a que aparezan las etiquetas de ORIG, como puedes ver en la siguiente captura.
  8. Botón derecho y DownloadThemAll
  9. Enlace, filtrar que tengan «Orig»
  10. Renombrar con *flattext**Name*.*ext*
  11. Descargar
  12. Paciencia y seguir si hay más páginas, en mi caso cinco y hay que ir de una en una. En mi caso, son fotos de 12Mpx y cada página viene tardando unas dos horas den descargar a una velocidad efectiva de 1Mbps
  13. Luego hay que quitar las imágenes en pequeño que están duplicadas, yo las he filtrado por tamaño y he borrado las menores de 250Kb. También puedes filtrar por la fecha de creación del archivo, las miniaturas aparecencreadas en el momento en el que visitaste la web

Con eso estaría descargado Flickr. Luego, por hacerlo bien, aprovecho y le cambio el nombre a los archivos y les pongo en el nombre mes y año, o estación y año de creación. En mi caso utilizo para eso Automator (Mac) y les pongo el nombre según su fecha de creación para guardarlos.

Para subir a Google+ se pueden subir lotes de 500 imágenes pero a mí, un tipo de archivos de mis últimas fotos me llegaba a colgar el ordenador de modo que acabé subiendo las fotos en lotes cada vez mas pequeños. Se que era una foto – un tipo de archivo en concreto – el que me daba el problema pero no lo llegué a identificar.

En serio, merece la pena.