Mi lectura de #spanishrevolution II Justificación

Hay una herramienta que trabaja sobre las etiquetas de Twitter y se llama hashtagify. Si empezamos por decirle que nos pinte las etiquetas más relacionadas con #leysinde nos encontramos con lo siguiente:

Con una correlación del 16% con #leysinde nos aparece la etiqueta #nolesvotes,

#nolesvotes correlaciona a su vez al 17% con #spanishrevolution y al 16% con #acampadasol; de modo que #spanishrevolution sirve de nexo de unión para todas las que han venido después.

Pero correlaciona muy bien (31%) de nuevo con #acampadasol, lo cual nos indica que #spanishrevolution es el hilo conductor de la historia y #acampadasol su medida estrella. Ha de tenerse en cuenta que #spanishrevolution todavía no existía cuando se popularizó #leysinde.

En resumen, la mecha la encendió la aprobación de la Ley Sinde, como esto es un sistema emergente se basa en las pequeñas interacciones; de modo que lo que inicialmente era pequeño se amplificó y transformó en algo mucho más grande y que ya no tenía nada que ver con la reivindicación inicial.

Es decir, la gente fue a protestar a la Puerta del Sol porque estaba indignada con muchas cosas y no solo con la Ley Sinde, de hecho esta se diluyó. Los acampados olvidaron la Ley Sinde y protestaron contra otras cosas, pero sí fue quien encendió la mecha.

Post relacionados

Mi lectura de #spanishrevolution

Damnificados por el progreso tecnológico: uníos

El subrealismo se ha instalado en la élite cultural española, o más bien en sus intermediarios. Esta mañana escucho sorprendido como uno de esos intermediarios se autoproclama damnificado por el progreso tecnológico; pero no utilizaron esa denominación cuando aparecieron los discos compactos para sustituir a los vinilos y a las cintas magnetofónicas. Aquellos CDs eran la panacea, porque, según decían sonaban fenomenal, eran más pequeños, e incluso se decía que eran irrallables; el caso es que eran mucho más baratos de fabricar, distribuir y almacenar, y además eran, y son material fungible, mientras que el vinilo es inventariable.

Urge la unión de los damnificados por el progreso tecnológico, propongo desde aquí que:

– Laboratorios de revelado fotográfico

– Carteros postales

– Fogoneros

– Picapedreros

– Taquilleros de autobús

Aúnen fuerzas para que su voz sea escuchada y atendamos entre todos sus demandas para restaurar el statu quo.

Tendencias en el cambio

El producto más valioso es el conocimiento, y la tendencia es a darlo en abierto. En esta ocasión no entraré en los porqués de esta aparente contradicción sino en postular algunas tendencias que, creo, se derivan del enorme cambio en el que estamos sumidos.

En primer lugar, la decadencia del sindicalismo en la Economía del Conocimiento. Los sindicatos se crearon en la Revolución industrial del siglo XVIII para defender los derechos de los obreros, los cuales, en aquel momento eran una mercancía de mercado (una commodity) al igual que las materias primas o la maquinaria de producción. Ahora, el trabajador del conocimiento lleva todos los medios de producir sobre sus hombros, en el cerebro, de modo que ya no es una commodity, perderlo pone en jaque a la empresa, y es irreparable si la empresa no ha conseguido previamente que ponga una buena parte de su conocimiento a disposición de sus compañeros.

En segundo lugar, nos viene encima un aumento exponencial en la velocidad de generación de conocimiento, porque al hacerse público el conocimiento, caminamos siempre a hombros de gigantes.

La pérdida de valor de los datos que almacenamos en nuestro cerebro y que podemos repetir sin pestañear. Cuando lo que sirve son las preguntas y no las respuestas, poco sentido tiene memorizar sin comprender, repetir sin cuestionarse. De modo que está aumentando el valor de nuestra capacidad de aprender y, sobre todo, de nuestro interés por aprender.

El aumento de la importancia de nuestra reputación, en especial, la reputación digital. Cuando caminas por la calle y ves a alguien escupir al suelo, normalmente, piensas mal de esa persona, y otros cuatro que lo han visto también; pero, probablemente, no te volverás a encontrar al escupidor o tampoco lo recordarás como para tenerlo en cuenta. Ahora es distinto, por un lado tenemos a adolescentes sobre-excitados que graban su primera borrachera con el teléfono móvil, luego lo cuelgan en Youtube, para que años más tarde se lo encuentre la persona de Recursos humanos que le va a entrevistar.

El abismo educativo entre personas que se preguntan el porqué de las cosas y las que no, entre las que leen y las que ven.

La vuelta a innovar, a las frases como renovarse o morir, a valorar la condición creadora del ser humano, a asumir riesgos y a hacer locuras. Hoy me despierto con una noticia sobre el DARPA, la agencia de investigación militar norteamericana, y es que se proponen crear un coche volador, una locura del DARPA, por fin, tras veinte años tristes, uno de los motores de la Investigación del siglo XX vuelve a funcionar, y es una magnífica noticia.

Al cambio le importa poco tu opinión porque el cambio es

Estamos en una época de cambio, pero además hemos tenido la suerte de vivir un cambio histórico, de los de uno por siglo como máximo.

Se han dado una serie de circunstancias como el aumento de las desigualdades entre ricos y pobres, una crisis medioambiental, unas nuevas redes de comunicación, unos atentados que creíamos imposibles,… Circunstancias que están desembocando en un cambio de mentalidad a nivel global. Empezamos a vernos en colectivo, el procomún está en nuestras cabezas, la creatividad ya no es mala sino buena, liberar el conocimiento genera conocimiento, y además lo hace a nuestro alrededor, con lo que, si somos un poco listos podemos ganar dinero con ello.

En resumen, el Mundo está cambiando y ese cambio se acelera cada vez más. De ese cambio sólo se puede salir ganando o perdiendo, y para ganar hay que entender lo que está pasando. Intentar evitar la distribución libre de la información es poner puertas al campo, es ignorar la situación actual, es, en definitiva, mostrar unas miras muy estrechas.

Al cambio le importa poco tu opinión porque el cambio es. Así que dejémonos de discusiones sobre como remunerar la creación artística, de si las discográficas han perdido ya miles de empleos, o si los periódicos están ERE que ERE. Renovarse o morir.

Centrémonos en salir beneficiados de esta situación, yo creo que es posible, porque la productividad se va a disparar en los próximos años, y hay retos de sobra para ocuparnos a todos. Olvidémonos de los oligopolistas agoreros, de los refractarios al cambio y de los emperadores de la ruina; porque están abocados al cambio, les guste o no. Pensemos en solidaridad y sostenibilidad. Aunque sean palabras bonitas no tienen porque dejar de ser rentables, pensemos en dónde queremos estar y adaptémonos a esta preciosa ola, porque nos puede llevar hasta la orilla y, además, hacernos pasar un buen rato de surf; si lo que quieres es pararla, te desgastarás para que acabe pasando por encima de tí.