Google vuelve a la estrategia del Gmail con Google+

Google gana dinero en los anuncios del buscador. La publicidad supone la mayor parte de sus ingresos.

Para fidelizar a sus usuarios lanzó Gmail en 2004. El correo web de Google era entonces infinitamente mejor que su competencia, Hotmail por espacio de disco pero sobretodo por su velocidad. Google ya había nacido así, ganando en velocidad a Terra, Yahoo o Lycos. Simplente, cuando querías buscar algo,  su página tardaba la mitad de tiempo en pasar por áquel modem de 56Kb. Aquél modem que rechinaba al conectarse a la línea telefónica sufría para cargar a sus competidoras; páginas llenas de noticias con las que pretendían fidelizar al usuario, sin darse cuenta que las personas iban a buscar las noticias al buscador y no a leer su menú, que aquello de la Internet no funcionaba como la televisión.

Con Gmail, Google comenzaba a devolver a sus clientes algo del dinero que ganaba vendiendo publicidad, y también recubría su buscador con una corona de servicios buenos y fáciles de usar que fidelizaban a las personas. No olvidemos que la empresa Premio Príncipe de Asturias de Comunicación es muy rentable también. Además Google sabía de la promiscuidad de la gente en Internet que se puso de manifiesto en la burbuja .com de 2001.

Hoy Google crea una red social pura, un Facebook que se llama Google+, su segunda red social tras Orkut, que es lider en Brasil e India. La crea tambien porque el buscador se enfrenta a dos enemigos, en primer lugar la publicidad contextual de Facebook y las tiendas que se crean ya en La red social; en segundo lugar está el crecimiento de Bing – el buscador de Microsoft – en Estados Unidos.

Dicen que Google + está hecha para geeks, pero también estaban hechos para geeks: Google, Gmail, Docs o Youtube y mire usted donde han acabado.

Sistemas Emergentes V: Facebook

Ojo con Facebook que va camino de convertirse en el próximo malo de la película.

La posición dominante que tiene en el mercado del tráfico de Internet en general y de las redes sociales en particular, sumada a la testosterona de un mozo de 26 años han llevado a Facebook en una posición agresiva. Sus políticas hacen que Facebook sí se puede meter en otras webs pero no al revés. Os pongo un ejemplo, con tu Facebook puedes acceder a tu Gmail pero con tu Gmail no puedes ir a tu cuenta de Facebook.

Como siempre son las personas quienes están detrás de todo esto. Facebook la hicieron un grupo de estudiantes para salir de copas. Google la hicieron dos aficionados a los Lego y obsesos de los ordenadores que, en cuanto empezaron a levantar inversión contrataron a un todo terreno que había pasado por Sun, Novel o Apple para que gestionara la empresa.

El caso es que hay asimetría entre los hormigueros de Google y de Facebook, digamos que hay un Gore-tex en medio, una membrana que deja pasar bien en un sentido pero no en el otro. Como es natural y al igual que Google, Facebook tiene obsesión por guardar la información, de manera que fija y publica cosas que tú quizás no quieras que se fijen y publiquen.

Eso sí, para usar Facebook no tienes que convencer a nadie; te das de alta, le dejas tragar tu lista de contactos de tu correo electrónico – que es una red social más -, por ejemplo que los trague de tu Gmail – que Google si le deja – y te encuentras a uno que jugaba a rugby contigo a los quince años y hasta a las amigas de tu madre.

Por lo que dicen Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook está clavado en su película: La red social.

Nota: yo uso Facebook aunque la que más me gusta es Twitter.