#manifiestonube 7. Ellos tienen experiencia en ataques de hackers, tú no

Originalmente: Un hacker se cuelga muchas más medallas si revienta el Amazon web services que si entra en tu servidor de la oficina.
Entrar en un servidor ajeno es, por definiciòn posible siempre que la máquina en cuestión esté conectada a Internet. Eso sí, hay sistemas difíciles de asaltar y sistemas fáciles de asaltar.
Piensa quien puede estar interesado en acceder al servidor de tu empresa. y probablemente te estés equivocando. Romper las barreras de seguridad de un sistema exige más tiempo que conocimientos en el común de los casos. ¿Y quién tiene tiempo?
Por otro lado, piensa que cada vez que un hacker sale en la tele, poco tiempo después es contratado por una gran empresa y pagado con un gran sueldo. Los mejores directores de seguridad informática suelen tener un lado
hacker.
Romper la seguridad del servidor que tienes en la oficina es mucho más fácil que hacer lo propio con Google o Amazon, Arsys o Acens, pero con ello el hacker nunca saldrá en la tele, de modo que las grandes del hosting saben repeler los ataques más sofisticados porque los sufren a diario.
La carrera entre departamentos de seguridad y hackers es idéntica a la de policias y ladrones o la de antidopping y dopping en el deporte.
 

Twitter hackeado. Moraleja: no tengas éxito

Se está imponiendo en la carrera por ganar en Internet una guerra sucia, que en su momento ya afectó a Menéame, una de las mejores webs españolas, que tuvo que sufrir ataques DDoS, e incluso les llegaron a pedir dinero para dejarles en paz. Un DDos se basa en infectar a ordenadores que se dedican a pedir una página de forma coordinada, de modo que llegan a colapsar al servidor en cuestión.

Ahora le ha tocado a Twitter, que estaba siendo la empresa más exitosa de Internet en los últimos meses, su simplicidad (microblogging) y su buen funcionamiento estaban causando furor, además Google trata tan bién los mensajes escritos en Twitter que se se había convertído en una fantástica herramienta de marketing; en fin que todo les iba muy bien, incluso, hace unos días se publicó que ya disponía de una forma de generar ingresos, con lo que se cerraba un círculo virtuoso: buena reputación, modelo de ingresos y aumento imparable de usuarios. Y claro a alguien eso no le venía bien y comenzaron los ataques, y poco después se empieza a hablar de fallos de seguridad; quizás sea sólo una casualidad el interés de Facebook en comprar Twitter, o que diversos analistas hablaban de su gran potencial de generar ingresos. En resumen, que un hacker que se dedica a evaluar la vulnerabilidad de una página puede ser muy bueno, pero alguien que actua a modo de matón mafioso no nos beneficia en absoluto.