Innova en modelo de negocio, no en producto

  1. Hoy se innova mas en modelo de negocio que en producto o servicio, estamos diseñando los nuevos paradigmas de gestión empresarial
  2. No sabes lo que el mercado quiere pero puedes aprender de él
  3. Probar es hoy mas rápido y barato que nunca. Fracasa y aprende
  4. Prototipar vuelve a estar de moda, la Revolución Industrial está superada al fin
  5. Solo los perdedores apelan ya a la ortodoxia en gestión empresarial. 2007 nunca mas va a volver. No mires atrás
  6. No hay sobrecualificación sino infraempleo porque nos faltan empresas que generen valor como las startups
  7.  La capacidad de maniobra es una de tus posesiones mas preciadas. Se ligero
  8. La iniciativa es hoy mas necesaria que nunca. Si no te sale búscala, si no la encuentras es que no estás tan mal como crees
  9. Si quieres crear una empresa crea una empresa, no te pongas a estudiar. Lo que tengas que aprender lo encontrarás por el camino. Ya nadie sabe qué se debe aprender y qué no se debe aprender
  10. Hoy arriesgarse es lo mas seguro

 

Reseña: Las buenas ideas de Steven Johnson

Las Buenas ideas. Una historia natural de la innovación.

STEVEN JOHNSON 2010

Explica los mecanismos de innovación basándose en los de la naturaleza. Un libro fruto de la integración de mucha información; agradable de leer y que exige reflexionar.

Steven Johnson me capturó con su Sistemas emergentes en 2001, libro en el que recopiló trabajos de la segunda mitad del Siglo XX y los conectó de forma magistral. Hace ya algunos meses, Luis Casas me regaló Las buenas ideas, libro en el que el mismo autor recoge muchos más trabajos de los últimos cinco siglos, y los enlaza realmente bien. Confiesa su autor que utiliza software de recomendación para unir los datos que va acumulando.

Creo que la capacidad de generar conexiones inesperadas y de extrapolar patrones son las bazas que han llevado a Steven B. Johnson a tener el reconocimiento que hoy tiene.

La complejidad me sirve para entender mejor el cambio en el que vivimos. Hablo de sistemas complejos, con movimientos que vienen desde abajo hacia arriba y se suceden a gran velocidad. En mi caso, he intentado explicar algunas cosas que han pasado en los tres últimos años desde la perspectiva de los sistemas complejos en este blog.

En Las buenas ideas se trata de explicar de dónde vienen las buenas ideas y ver los patrones recurrentes; así que, como no podía ser de otra manera, ya que es un conector quien lo escribe, se empieza demostrando a través de la Historia que muchas veces es mejor conectar ideas que protegerlas.

El espacio en el que se nos está permitido innovar se denomina: lo posible adyacente y es el medio que podemos explorar para encontrar cosas nuevas. De este modo aparecen una serie de límites a las ideas: los técnicos, los culturales o incluso los económicos, por citar algunos; lo cual no es mas que el resultado de poner a las personas en su contexto.

Cuando pasamos a los entornos de innovación aparecen las redes líquidas, es decir, sistemas innovadores en los que las ideas fluyen fácilmente entre personas con áreas de conocimiento bien diferentes. Del intercambio de ideas en cafés o edificios interdepartamentales de universidades han tomado forma algunas de las innovaciones mas importantes.

Viendo la Historia nos damos cuenta que el mito del eureka, el chispazo genial, se da en contadas ocasiones, que es la excepción que confirma la regla. Por contra, en muchos casos sucede la corazonada lenta, dado que las grandes ideas suelen necesitar un tiempo de maduración de varios años, en muchos casos. Años en los cuales las ideas están apartadas en un rincón del cerebro a la espera de ser útiles. Habitualmente se vuelven útiles y rentables para su autor tras chocar con otras corazonadas.

En la naturaleza, los seres vivos emplean mas energía en innovar cuanto peor se ponen las cosas. Lo más sencillo para ellos sería esforzarse en sobrevivir y esperar a que escampe, pero, en lugar de eso se vuelcan en generar innovaciones que no buscarían en situaciones de bonanza. Curiosamente, en momentos difíciles, los organismos vivos buscan ideas fuera, es decir, hacen innovación abierta en lugar de proteger, para adaptarse a las nuevas reglas de juego. No se trata de cambiar la situación, ni mucho menos de esperar a que vuelva al statu quo. A veces pienso que los microrganismos son mas juiciosos que nosotros. Los entornos cerrados inhiben la serendipia – hallazgo afortunado e inesperado – y hacen disminuir la red de cerebros que podrían ocuparse de un problema.

El error es un camino necesario hacia la innovación, no se pueden hacer cosas nuevas sin equivocarse pues pisamos siempre terreno desconocido cuando exploramos lo posible adyacente.

La exaptación consiste en utilizar algo para lo que originariamente no fue hecho; es un término heredado de la biología. Un ejemplo son las plumas que los dinosaurios usaban para mantener el calor y acabaron sirviendo para volar.

Las plataformas son terrenos fértiles en los que los seres vivos colaboran y convierten al propio sistema en algo mucho más eficiente que si estos trabajaran por separado; el ejemplo con el que se ilustra son las plataformas de coral. En nuestros días Internet es también una nueva forma de plataformas en las que la información fluye, se recicla y reutiliza para fines distintos a los inicialmente pensados. La construcción de plataformas es, por definición, una especie de ejercicio de comportamiento emergente.

Cuando una plataforma es abierta, la información fluye libremente a través de ella; se basa en la suposición previa de que las buenas ideas pueden venir de cualquier parte. El ejemplo aquí es Twitter, en el que la apertura fue anterior a la construcción de la propia plataforma. Es decir, se publicó su interfaz abierto de programación (API) antes que el propio twitter.com, y quizás sea este dato el que mejor explica el éxito del pajarito azul. La capacidad de las plataformas abiertas para reutilizar cosas queda condensada en la frase de Jane Jacobs – arquitecta pionera de la emergencia / complejidad – de 1961:

Es posible que las viejas ideas ocupen edificios nuevos. Pero las nuevas ideas deben ocupar edificios antiguos

Las ideas, por tanto se sienten atraídas hacia lo colaborativo y no mercantil; lo que Steven Johnson denomina El cuarto cuadrante, y se condensa en una frase de Thomas Jefferson:

Las invenciones, por naturaleza, no pueden ser sujeto de propiedad

El libro concluye con que: si la teoría darwinista de selección de las especies fue amparada por Marx, a quien le interesaba para justificar el marxismo; aunque se equivocara, pues fue ariete ideologico de las teorias capitalistas de los Siglos XIX y XX. Hoy, probablemente, la Metáfora que mejor explica el nuevo paradigma sea el de la plataforma de coral.

 

#manifiestonube 5 Si innovas ya vas a tener bastantes problemas

IMG_20160323_215757
Crear aplicaciones web es complicado. Es casi seguro que alguien ya haya hecho una como la tuya antes y es seguro que alguien estará haciendo algo parecido ahora. El tiempo es la clave, hay que llegar antes a mercado, aunque sea con una versión de prueba, con una beta.

En investigación no hay medalla de plata, sólo hay oro, sólo un ganador que se lleva todo sin dejar premio de consolación para los demás.
Con el mercado sucede algo parecido, llegar el primero no garantiza el éxito pero sí te pone en la pomada de donde saldrán luego los ganadores. Ganar en mercado es cada día más efímero, exige lanzar muchos productos nuevos e innovar en modelo de negocio y estructura.
Lo más recomendable es focalizarse allí donde más valor aportes, minimizar costes de estructura y probar cada nuevo producto rápidamente en el mercado.
Si el hosting ajeno fuera más caro que el propio cabría la disculpa del coste, pero no es así sino al revés.
Para focalizarte, reducir estructura y ensayar productos lo mejor es externalizar el servidor.

Ladran, luego cabalgamos, amigo Sancho

No hay peor censura que la que nos imponemos nosotros mismos, o no hay peor cuña que la de la misma madera.

Este blog ya ha alcanzado el nivel más bajo al que se puede llegar, el de convertirse en una herramienta de autoayuda de su editor, lo uso para descargar la mala leche que se me pone, así que te agradezco que hayas llegado hasta aquí, y entenderé que, en pro de tu salud mental no sigas leyendo.

Paso a modo positivo.

Emprender no es empezar sino hacer, es decir, acabar. Un emprendedor es tanto alguien que crea una empresa, como alguien que revoluciona una empresa desde dentro. Pon el foco en lo que quieres conseguir, intenta cambiar el Mundo, no seas tímido, hoy más que nunca está en tus manos. Cuestiónate cien veces la idea y deja que cien personas que te quieren te cuestionen tu idea.

Cuando lo tengas claro, busca los resortes para hacerlo, no pierdas el foco y sigue esa dirección. El día a día te hará serpentear para sortear las dificultades, pero recuerda hacia donde te diriges, quieres cambiar el Mundo, no hay tiempo que perder, supera los obstáculos y escucha, escucha mucho pero no desfallezcas; no te dejes influir por aquellos que no te quieren bien. Recuerda siempre que sus ladridos son sinónimo de tu buen camino, sonríeles y sigue adelante.

Agazaparse o exibirse

Arriesgarse es lo más seguro

Vivimos tiempos revueltos, y creo que lo serán aún más. En este momento tenemos dos opciones: escondernos y esperar a que escampe o jugárnosla. Obviamente cada persona y cada circunstancia es distinta; pero no es mi intención aconsejar a nadie, sino sólo dar mi punto de vista.

Muchas personas de mi entorno han elegido la primera opción, la del chubasquero, y cada día crece más su número, en muchos casos no hay una justificación para ese comportamiento. Las noticias pre-apocalípticas han transformado carácteres en siervos; en personas capaces de cumplir órdenes sin rechistar, y las primeras órdenes son las de la televisión, y si la tele dice que hay que ahorrar, ahorremos.

Lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes

Napoleón Bonaparte

Vivimos en un país pendular, donde hemos pasado de pagar las gafas de sol en seis cómodos plazos a asfixiar a la pyme. Vivimos asustados porque el miedo vende, pero seguimos cayendo en los mismos errores: el mercado de derivados a nivel mundial sigue duplicando al mercado real, las rentas de la especulación siguen tributando menos que las del trabajo. Y poco se ha avanzado en ponerle el cascabel al gato; me refiero a cuestiones controvertidas como el estatuto de la función pública o las apuestas por Internet. Y este es el momento. Pocas veces tenemos una ventana de oportunidad para cambios estructurales como en el momento actual. Y ojo a emprendedores e inversores, que:

Procter & Gamble nació en el Pánico de 1837

General electric nació en el Pánico de 1873

IBM nació en 1888, durante la Gran depresión

General motors nació en el Pánico de 1907

United Technologies nació en la Gran depresión de 1929

FedEx nació en la Crisis del petróleo de 1973

Sentido común e innovación

Vivo en la innovación y soy un apasionado de ella, al acabar la carrera en el 98 renuncié a la Investigación, esa se la dejo a Ana, cuando en 2005 fracasé por segunda vez como emprendedor en Drema (Desarrollo rural y estudios medioambientales) renuncié al Desarrollo, pero en enero de 2006 me encontré con la innovación y me apasionó el poder usar la creatividad para resolver problemas.

De mi época en la Patronal me llamó la atención que empresarios y gestores entrados en años no despreciaran los cambios en su empresa, que, pese a su situación acomodada buscaran innovar constantemente, y es que sabían que ese era el único camino para competir, gracias porque he aprendido mucho de vosotros. Anteayer se me ocurrió un lema: innovate or die, por cierto están libres todos los dominios de Internet resultantes de juntar esas tres palabras.

La innovación constante no va contra el sentido común sino todo lo contrario, y es que, en definitiva: arriesgarse es lo más seguro.