Yahoo debería liberar Delicious y crear comunidad

Esta mañana hablando con el tío que mejor entiende Internet que yo conozca; vamos, en un pasillo de EOI con Juan Freire salió el tandem Microsoft-Yahoo en la conversación. Juan opinó que si Delicious está en venta deberían liberar el software y crear comunidad.

Y qué razón tiene. Desde un punto de vista ético es obvio; Delicious nació independiente para agregar noticias, para leer el periódico personalizado. Yahoo lo compró dos años después, en 2005 y ahora resulta que lo ponen en venta…

Pero desde un punto de vista económico también. Cualquiera hoy puede crear un Delicious, pero sólo Delicious es Delicious; me explico, si lo liberas y creas un foro de debate ya no sólo venderás Delicious, sino Delicious + Comunidad.

Sistemas Emergentes VIII: Decisiones

Si la inteligencia hace que las cosas se mantengan o se muevan y es por tanto el motor de los cambios. Si esa inteligencia va desde abajo hacia arriba, entonces el protagonista de los cambios es el pequeño.

Si tomas decisiones en un sistema emergente debes tener en cuenta lo pequeño. No puedes modelizar a cada individuo y meter el sistema idealizado en un ordenador porque te llevaría años tomar una decisión. Tampoco puedes intentar sumar mentalmente las interacciones.

Lo que sí puedes hacer es pintar a brocha gorda el sistema, y dejarle unas aceras anchas, como decía Jane Jacobs. Incluso anti-planificar, es decir, permitir que el sistema se vaya auto-organizando. Volvemos a lo de las pocas y sencillas reglas de juego y un entorno amable que marcaban los sistemas emergentes.

No hagas lo que están haciendo nuestros gobiernos con Wikileaks, no cortes aceras porque lanzarás un mensaje de pánico a las personas; personas que dejarán de creer en la seguridad que ofrece ese sistema. Personas que se desorientarán y generarán conflictos. Personas para las que Julian Assange será un mártir de la Lucha por la Libertad, personas que tumbarán la página web del banco suizo que recogía donativos para Wikileaks por ejemplo.

No es momento de pensar

Estamos en un momento ideal para actuar. Emprendedores e intra-emprendedores tenemos un campo lleno de posibilidades delante de nuestras narices.

Si el cambio en el que estamos sumidos no te parece ya evidente te aconsejo que dejes de leer esta entrada, pero si lo ves ya como algo obvio e irreversible te recomiendo que le eches un vistazo a lo que dicen de esta situación gente como Juan Freire, Tíscar Lara, o Sergio Montoro en el ámbito nacional; y lo que se escribió en el Manifiesto Cluetrain hace más de diez años desde Estados Unidos.

No obstante, te resumiré lo que ha sucedido hasta ahora. El Capitalismo está en crisis, la droga del consumismo ya deja de hacernos efecto; la especulación sobre el valor de las cosas nos ha llevado a que un iPod valga más dinero que una tonelada de trigo, y encima nos compramos el iPod a crédito (apalancamiento). Viajar es cada vez más rápido y barato, Internet es casi de acceso universal y el Mundo se ha hecho global, de modo que nos vemos conviviendo con sietemil millones de personas como nosotros y claro, queremos diferenciarnos, dejamos de creernos lo que dice la tele y queremos vías de comunicación más humanas, más personales; además, tenemos una nueva identidad, la digital, lo queramos o no. En resumen estamos hechos un lío porque la crisis ya no es ni económica ni siquiera cultural sino de valores, tanto humanos como medioambientales.

Teníamos modelos de negocio estables, unos para lo grande, otros para lo mediano y otros para lo pequeño, hasta que llegó Google y se lo cargó todo. Resultó que un par de frikis crearon en 15 años una de las empresas más grandes del Mundo dándolo todo gratis, y lo peor, ni siquiera tenían claro donde iban a ganar dinero. Los modelos de negocio están cambiando incluso a escala familiar, porque una familia no deja de ser, en cierto sentido, una PyME.

La gente está desconcertada y cuando hablas de cambio enseguida añaden la palabra crisis y la adornan con el adjetivo económica y no es así, vamos, no toda la crisis es económica. Cuando les explicas tu punto de vista aparece la palabra Internet y tampoco es así porque es una de las condiciones de contorno que ha cambiado, de las que está dibujando el Nuevo mundo pero, ni mucho menos, es la única.

Nos hemos dado cuenta que no estamos solos ni para crear ni tampoco para consumir, de modo que debemos crear de forma colaborativa y responsable, y debemos consumir de forma colaborativa y responsable.

Tu eliges ¿quieres participar en esto o quieres que te lo cuenten?

Ah, por cierto, el sofá en el que estabas plácidamente tumbado ya no existe, si intentas volver a él y creerte que sigue ahí puedes pegarte un culazo.