Cierro mi etapa en EOI

El pasado 29 de febrero fue mi último día en EOI, dejo atrás algo mas de mil días de experiencias, amigos y algunos de los mejores proyectos que he hecho, como es el caso de Open Green en SIMO 2010.

Me he volcado con proyectos en los que disfruté. Comenzamos creando infraestructura de relaciones para pymes, le dimos una vuelta a Redepyme que acabó por ponerse de largo en aquel Open Green. Tratamos de hacer de la consultoría algo escalable y ágil a través de los Seguimientos; lanzamos tres marcas: la nueva Redepyme, Open Green y Emprendeoi; y creamos el Club de Emprendedores de EOI o el Foro de Inversión Redepyme-Iniciador entre otras iniciativas.

Llevamos a la Escuela a: Iniciador, Ellas 2.0, Betabeers, las Jornadas de eCommerce, Iniciador Kids, CEO-CF, Keiretsu Forum, Ecomm & Beers o iOS Bootcamp, entre otros.

Me despedí de la Escuela tras poner en marcha los Cursos de empresas de diseño, aunque yo prefiero llamarlos Cursos de diseño de empresas, que marcan, a mi entender, la línea que han de seguir este tipo de programas en el Siglo XXI.

En marzo de 2011, mientras dibujaba el Plan de Emprendedores de la Escuela salió, como por arte de magia Startup Spain, todavía no habían aparecido ni Startup America ni tampoco Startup Britain, pero pocos meses antes, Nicolás Shea sí que había creado ya Startup Chile. En aquel momento pensé que el proyecto podía ser impulsado por la Escuela, como puente entre la iniciativa pública y la privada, pero siempre que Startup Spain fuera un movimiento de abajo hacia arriba y no al revés. Posteriormente seguí trabajando para unir fuerzas hacia un emergente Plan Nacional de Emprendedores, en el que un año después aún sigo enfrascado conectando a los principales actores de nuestro Ecosistema Nacional de Emprendedores.

Me voy satisfecho y con mas trabajo del que quisiera, pues me propuse descansar y, ni por asomo, lo he hecho en estas dos semanas que he estado fuera. Tengo muchos proyectos encima de la mesa, y muy a mi pesar, tendré que decir no a algunos de ellos.

Hace años pensaba que el tiempo era infinito. Hoy creo que el tiempo es lo único que nos limita.

La feria ha muerto, viva la feria concon


Open green
se ha convertido en la feria de la inteligencia colectiva y el carnaval de la innovación abierta. También ha sido el circo del Siglo XXI y la hoguera de las vanidades del XX.

Open green nace en un mundo que ha muerto. Recuerdo mi infancia asturiana cuando esperábamos ansiosos visitar la Feria de muestras de Gijón y conseguir un avión de corcho blanco que volaba propulsado por un tirachinas, hoy mis hijos encuentran ése avión en el centro comercial, pueden tocarlo e incluso jugar con él, el mismo día que se presenta en público.

Para construir el espacio de la Escuela de Organización Industrial en SIMO se partió de dos reglas que acabaron por alumbrar, sin saberlo, la feria concon, es decir: un evento de contenidos y de contactos.

Las reglas eran simples, la primera: diseñar actividades a las que fuera la gente independientemente de que se celebrase en SIMO o en La Puerta del Sol; la segunda: alinearlo todo con el Plan 2020 de EOI.

Y funcionó, se hizo la luz, la gente aprendió, se desvirtualizó y se divirtió. La feria del Siglo XXI es la Feria concon