Es el momento del software

Hace unos días José Carlos Cortizo escribía en su blog La muerte del PC en el que trataba la convergencia de dispositivos de la que se viene hablando desde hace varios años. El caso es que ya está aquí. Unos hablan de la fusión de hardware y software, otros del hardware como commodity (un bien para el que existe demanda); también cobra fuerza el concepto de movilidad y la computación en la nube. Un servidor cree que la Internet 3.0 viene marcada por los dispositivos móviles como eje central más que por los sistemas inteligentes o la web semántica. Estos últimos quedan para más adelante pero ahora Internet ya está en el móvil y ha venido para quedarse.

Ver a un niño de cuatro años relacionarse con un ordenador es útil para anticipar las tendencias, ¿Por qué? Porque ellos ya son nativos digitales y tú serás digital nativo o no nativo, pero digital en cualquier caso. Los niños ven, no ya los ordenadores sino incluso las pantallas, como ventanas al Mundo; no distinguen entre un móvil, un portátil, un sobremesa o una tele porque todo son pantallas para hablar y escuchar al Mundo. Eso sí unas son más grandes y otras más pequeñas, unas hacen pocas cosas y otras hacen muchas.

Anteayer mordí la manzana, y van cinco. Steve Jobs sabe lo que voy a querer antes de que yo mismo lo quiera. Son ya muchos años con sus cacharros y sé que son flojitos en prestaciones, limitados en posibilidades y caros. Pero los enchufas y funcionan. Me había propuesto cambiar a Linux, me duele reconocerlo pero no lo he hecho. ¿Cuáles son las tres claves de Mr. Jobs?

1. Es un perfeccionista extremo, minimalista práctico que ha tenido suerte

2. Es un mago del marketing, él inventó al community manager con Guy Kawasaki hace 25 años

3. Seguro que tiene talento en su equipo pues hacen un buen software fácil de usar

¿Cuál es el Talón de Aquiles de Apple? Que el software no se vende bien en mercados de masas. ¿Cómo lo soluciona?, tu me compras el hardware y yo te regalo el software. Los DVDs de Apple se pueden instalar en más de un equipo, y todavía hoy me sorprende por qué no se instala masivamente en PCs; porque se puede hacer, máxime cuando los procesadores que monta Apple, al igual que los que instalan la mayoría de los fabricantes de PCs son Intel. Pero Steve Jobs es un tipo muy listo y diseña cuidadosamente sus cacharros y los reviste de un halo marketiniano de primera división.

Luego está la impericia de los otros con el hardware, ¿Por qué no se han dado cuenta que vivimos en pisos pequeños y necesitamos ordenadores que ocupen poco? ¿Por qué no se han dado cuenta que estamos llenos de cables y enchufes? ¿Por qué nos se han dado cuenta que además de ser potentes deben ser bonitos?

Es el momento del software porque es ahí donde se marca la diferencia. Por ejemplo, han hecho un software para que conviertas tu tele Samsung en un ordenador con Linux. El hardware ya está ahí y es en el software donde hay una gran ventana de oportunidad para desarrollar nuevos productos y servicios; otra cosa es cómo se protejan los derechos de explotación de ése software porque las patentes son un invento del siglo XIX cuando lo más parecido que había al software eran los poemas.

¿Qué es la web 3.0?

Nadie lo sabe, ni si quiera nadie sabe si se llamará web 3.0 o de otra manera, pero quiero empezar haciendo alguna consideración previa; en primer lugar, el término web 2.0 se ideó en 2004, pero la web bidireccional y social, es decir aquella en la que no sólo leemos, sino que también escribimos, vamos, la web 2.0 ya existía varios años antes, si bien fue alrededor de 2004 cuando comenzó a popularizarse. Otra consideración es la gran velocidad con la que las innovaciones de Internet alcanzan el mercado masívo, en palabras de Luis Martín Cabiedes – inversor privado – lo bueno que tiene Internet es que se ve muy rápido si algo funciona o no, además las plataformas actuales y el software libre acortan muchísimo los tiempos de desarrollo de producto, se puede elaborar una nueva idea y lanzarla en meses. Por último, sólo recordar que estamos en los comienzos de Internet, hemos visto muy poco que lo que este medio de comunicación puede dar de sí.

Se llame Web 3.0 o Margarita, el próximo Internet ya está aquí aunque de momento no se haya extendido su uso, pero son varias las novedades de Internet candidatas a impactar al gran mercado, podría tratarse, entre otros de: semántica, sistemas inteligentes, buscadores multimedia, sistemas recomendadores, web móvil,…Me decanto por la web móvil como diferencial del salto que nos acecha, porque llevar un acceso a Internet rápido en el bolsillo del pantalón, independientemente de donde nos encontremos, representa una nueva experiencia de uso para todos.

Google usa la semántica en su AdSense, Linkedin tiene sistemas inteligentes instalados, Yahoo trabaja en el etiquetado automático de archivos multimedia, y Amazon lleva tiempo proponiendo nuevos productos al cliente mediante el uso de sistemas recomendadores; pero todo ello es cuasi-invisible al usuario. Internet móvil comienza a funcionar bien: ya hay cobertura 3G generalizada, las operadoras ofrecen ya contratos de datos asequibles, los nuevos móviles traen wifi, 3,5G pantalla  táctil, teclado completo,… Y gran parte de los servidores web ya detectan si el dispositivo que se conecta es un móvil y muestran una maqueta adaptada a la pantalla pequeña. Es decir, que todas las innovaciones susceptibles de suponer un salto tecnológico en la web están en mayor o menor medida disponibles en este momento, quizás con la excepción del etiquetado automático de fotos y vídeos.

Internet móvil es una nueva experiencia para el que se conecta, voy a poner sólo tres ejemplos: se te ocurre algo que escribir en un blog o en un foro pero no tienes delante el PC, estás aburrido en el metro o esperandoa alguien y te entretienes leyendo las noticias a las que estás suscrito o el correo electrónico. Y no digamos nada la satisfacción que puede suponer tirar de Wikipedia para zanjar una discusión tabernaria sobre cuantas yardas caben en un kilómetro, por poner algunos ejemplos.

Debatir sobre cual será el elemento disruptivo en Internet me parece interesante, ahora bien, si es la incorporación de los dispositivos móviles, debería verse un gran incremento del tráfico de datos a teléfonos, hasta acercarse al tráfico de datos web que soportan los PCs.

Internet sólo ha asomado la patita por debajo de la puerta

Estoy asistiendo a la primera jornada del Congreso www2009, reconozco que me hacía ilusión estar aquí, pienso que en Internet es donde se está cocinando buena parte de nuestro futuro; y ha habido algunas cosas que me han llamado la atención: hay pocos frikis, es más, todavía no he visto ninguna camiseta tipo Star wars, otra es la cantidad de macintosh que hay, por supuesto, cuesta trabajo encontrar a un asistente o ponente sin ordenador portátil – yo no he visto a ninguno -, pero pensaba que esto iba a ser un coto Linux, y para nada es así, por último me llama la atención lo comprensible de la ponencia a la que estoy asisitendo sobre comptación social, no voy a negar que aparecen de vez en cuando farragosas ecuaciones, pero no tantas como me esperaba, además los debates son sobre asuntos que todos entendemos, debates que, están mucho más lejos de líneas de programación que de ética social o psicología de grupos.

Pero lo que realmente me ha quedado claro es que sólo estamos ante la punta del iceberg de Internet, no hemos visto nada, ni con la web 1.0 ni tampoco ahora con la 2.0, sigo pensando que la web 3.0 ES, que no será, la web móvil, pues supone tanto cambio el tener Internet en el bolsillo del pantalón, como pasar nuestro historial de clicks por refinados algoritmos. www2009, es decir la web inteligente. Este congreso ofrece un contexto más académico, menos friki, por que no decirlo, de Internet, desde esa óptica más sobria se vislumbra que no tenemos ni idea de hasta donde va a llegar Internet, ni si quiera sabemos bien hacia donde nos dirigimos, lo que sí parece claro es que nos queda Internet para rato.

Añadido a las 14:00. Retiro lo dicho sobre los frikis, mi visión estaba sesgadda porque en mi sala eran mayoría asiática, y porque no bajé a tomar el café, pero después de la comida, está claro, hay frikis para aburrir.